24.5 C
San Pedro Sula
lunes, agosto 8, 2022

Honduras: La historia de un héroe con discapacidad llamado Danny

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La de Danny es una de esas pequeñas historias que parece reconciliarnos con el mundo en épocas en las que todo lo que nos rodea parecen malas noticias.

Denis Saúl Hernández de 12 años y su hermano Danny Gerardo se levantan todos los días muy temprano, se colocan su uniforme blanco y azul, alistan su poco equipaje escolar, le dan un beso y un abrazo a su mamá Joselvina antes de partir al colegio.

[ot-caption title=”” url=”https://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/04/a1.jpg”]

En otro extremo su madre, vistiendo ropa particular se alista con su canasta llena de bananos para ir a vender a las diferentes zonas de Tegucigalpa, mientras Denis carga en su espalda a Danny para trasladarse a las escuelas públicas donde ambos estudian.

A simple vista, estas parecieran ser historias normales de dos niños estudiantes de primaria y mamá de escasos recursos económicos, pero Danny no es un alumno regular, a sus dos meses de nacido fue diagnosticado con microcefalia, por lo que ya no pudo caminar ni tampoco hablar.

Doña Joselvina cuenta que su pareja los abandonó cuando estaban bebés, por lo que le ha tocado enfrentar la vida a punta de gota y sudor para poderlos sacar adelante con lo que vende, sí… vende entre 150 a 200 bananos diarios, quedándole un aproximado de 100 a 150 lempiras.

Sin duda la cifra es poca y creerás que es difícil sostener una hogar así, pero la condición de esta malograda familia es así.
Doña Joselvina pasa todos los días y a largas horas con una sonrisa ligera, un rostro llenos de esperanza por vender su producto y tener dinerito para el día siguiente, pasando desde la Colonia Modelo, La América, La Cuba, doña “Chepita” como le dicen de cariño, es captada diariamente por la gente con un rostro desencajado y de impotencia por no poder hacer nada, por la tarde va a traer a sus dos tesoros y los lleva consigo a vender, mientras Saúl carga a Danny, ella dice no poder dejarlos solos porque están muy pequeños.
Danny es un niño que no habla ni camina, pese a ello no se le suele mirar triste, con su alegría contagia a su mamá y es la fuerza para luchar día día en este mundo lleno de crisis y desigualdad social.

Doña Joselvina tiene aproximadamente doce años de aventurarse por las peligrosas calles capitalinas para mantener a sus hijos, ganando apenas 800 lempiras al mes y no le basta para lograr tener una casa propia, “Ahorita estamos donde un buen samaritano de la iglesia que nos dio donde vivir, pero la verdad que es que yo deseara tener mi casa y estar felices con mis hijos, le pido al Presidente Juan Orlando o a su esposa que nos ayuden con una “chozita” para nosotros y una fuente de trabajo de mejor calidad, tengo 53 años y siento que mis fuerzas nos son las mismas de antes, quiero que mis hijo se preparen y no se queden sin estudiar como yo”, puntualizó doña Joselvina entre lágrimas y su voz entrecortada en exclusiva a TIEMPO.

[ot-caption title=”” url=”https://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/04/b1.jpg”]

En relación a la salud de sus hijos, Doña Joselvina dijo que “gracias a Dios ellos pasan muy sanos pero que necesitan más que todo ayuda económica para salir adelante”, de momento en la Fundación Manos de Amor les ayudan con lo poco pero no es lo suficiente, su silla de ruedas ya no està en buen estado y ocupa una nueva.

Diario TIEMPO Digital dio a conocer la imagen en primicia de esta familia para conseguirles una ayuda, ellos viven actualmente en la Colonia Nueva Capital del distrito central del país y están necesitados de muchas cosas.

En ocasiones, los niños que padecen alguna discapacidad no pueden integrarse en los juegos como cualquier niño de su edad.

IMPORTANTE
Para cualquier aportación al número de cuenta 20120057201, en Banco Atlántida a nombre de Jerson Ariel Trigueros.

“Cosas difíciles son puestas en nuestro camino, no para pararnos, sino para llamar a nuestro coraje y fortaleza”

Estos son algunos vídeos grabados a Danny y su familia:

 

Por: Ariel Trigueros

Cel. 9559-5733

Correo: jerson.trigueros@tiempo.hn

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido