HOMILÍA: Debemos eliminar el virus del pecado y crimen en Honduras

895
Homilía
«Jesús es aquel que sacia la sed de nuestro corazón», arguyó el líder religioso.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, en su homilía destacó que debemos prevenir el coronavirus (Covid-19) haga estragos en Honduras, a la vez, eliminar el peor virus de todos que es el pecado, la maldad, el odio y el crimen.

Primeramente, el Cardenal recordó que debido a las disposiciones de las autoridades en las celebraciones de la Santa Eucaristía, no debe haber más de 50 personas. Además, de estar a un metro lejos del prójimo físicamente, porque en espíritu debemos estar unidos.

«Tenemos que cumplir con las obligaciones que son amor al prójimo, tratando de protegerlo y que verdaderamente no haga los estragos que se están haciendo en otros países».

A su vez, Rodríguez pidió dejar el rito de la paz, «para que colaboremos, porque todos debemos ser corresponsables. En la humanidad, en la historia han habido muchas de estas plagas, virus, enfermedades y se ha salido adelante», agregó.

Asimismo, el párroco enfatizó que el mayor peligro para los hondureños es caer en pánico, miedo y angustia. Sin embargo, aclaró que con la fuerza del Señor y la prevención podemos detener al Covid-19.

«El mayor peligro para todos nosotros es caer en una situación de pánico, miedo, angustia, que eso hace mucho daño espiritual. Con la fuerza del Señor y la prevención podemos detener la agresión del virus, pero todos debemos colaborar», dijo.

De igual interés: HOMILÍA: «Honduras tiene la necesidad de salir de las tinieblas del mal»

Homilía: el virus que más daña a Honduras

En el evangelio de hoy, Rodríguez precisó que la población tiene una inmensa sed espiritual que nadie puede saciar, solo Dios. Seguidamente, se refirió a la escasez de agua en el país, donde pidió corresponsabilidad para la usemos racionalmente y no se desperdicie.

«Todos los hombres y mujeres tenemos sed, una sed inmensa que nadie puede saciar, no solamente por la falta de agua materialmente en nuestro país, que también nos está pidiendo corresponsabilidad para que sepamos usarla más racionalmente y no la desperdiciemos».

Por lo anterior, el Cardenal aseguró que tenemos necesidad de Dios y su gracia. Mientras tanto, destacó que debemos eliminar el peor de los virus que es el pecado, maldad, odio y el crimen, que dañan a Honduras.

«Pero esta agua espiritual es tal vez de la que más necesitamos. Tenemos necesidad de Dios, de Su gracia, tenemos que eliminar el peor de los virus que asaltan a nuestra Honduras, que es el virus del pecado, de la maldad, del odio y del crimen».

Seriedad en el tema del Covid-19 

Más adelante, Rodríguez requirió seriedad contra el coronavirus. En virtud, para desterrar el peor virus de todos, el irrespeto al prójimo y del mandamiento de Dios, «no matarás».

«Tomemos en serio la amenaza de ese coronavirus para que desterremos otro virus que es el peor, el del irrespeto de una persona a otra y del mandamiento de la ley de Dios que dice ‘no matarás’».

«Tenemos sed de seguridad, amor, sentido de la vida. Todos llevamos ese gran deseo, buscamos saciar nuestra sed», añadió el padre.

En ese sentido, Rodríguez apuntó que Jesús sigue siendo la respuesta más entrañable a nuestra sed, fatiga, desesperanza. Por lo tanto, el hijo de Dios es la respuesta al deseo profundo de todos nosotros.

«De todo ese escándalo, de toda esa angustia debemos tener fe. Hoy si verdaderamente somos creyentes pongámonos todos en camino para derrotar no solamente esa enfermedad, ese virus que está acabando con tantas vidas en el mundo; Que no entre aquí en Honduras, pero que también podamos echar afuera aquellos virus que nos impiden a vivir como un pueblo de Dios, de hermanos».