HISTORIA HUMANA – Edwar Chavarría, laborando como barbero se prepara para ser periodista

351
Edwar Chavarría
Edwar Chavarría, sueña con fundar su propia línea de barberías y ser un periodista con ética.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Edwar Chavarría, se dedica a la barbería desde que era un adolescente, así paga sus estudios, con el enfoque de pronto convertirse en un periodista. Con su profesión ha logrado realizar numerosas obras sociales a todas esas personas que lamentablemente han sido excluidas de la sociedad.

Nació en Tegucigalpa y cuenta que se crió en lugares peligrosos, pero que las cosas negativas de esos sitios no lo influenciaron. Puesto que sus padres le inculcaron valores fuertes desde pequeño.

“Los valores que tengo gracias a mi familia siempre me han conducido por los caminos del bien. Yo soy un chavo temeroso de Dios, entonces lo mejor es seguir las leyes que Dios establece”, señaló.

Desde temprana edad, demostró ser un multifacético ya que le gustaba ser parte de varias actividades. No solo asistía a sus clases en la escuela, también practicaba mucho el fútbol, el deporte que le apasiona. Llegó a formar parte de ligas burocráticas y de reservas.

Recuerda los momentos de su infancia con gran alegría, pero indicó que lamentablemente con el tiempo todo cambió y se volvió más peligroso. Lamentó que esas circunstancias sociales hayan afectado a muchos de los amigos de su infancia.

“En aquella época le dedicaba creo que un 70% al fútbol y a jugar con todos los amigos de mi barrio. A medida que iba creciendo la situación cambio y todo se empezó a poner más peligroso”.

Muchos de sus amigos de la infancia, ya no están con vida

“Las personas van cambiando de ideas, esa forma de pensar que uno tiene de niño, se transforma. Piensas en progresar y en tener un nivel económico estable. La gente con la que crecí en la infancia ya no están con vida. La mayoría optaron por dedicarse a realizar cosas ilícitas y otros simplemente se desviaron del camino. No quisieron seguir con sus estudios”.

Señaló que nunca le importó en qué lugar vivía con su familia, ya que siempre lograron mantenerse alejados de cada situación negativa. Esa unión siempre lo mantuvo encarrilado en el camino, y es que siempre ha tenido metas por cumplir.

Desde los ocho años se crió sin su padre. Esto, debido a que él decidió migrar a los Estados Unidos para buscar mejores oportunidades y mantener a su familia.

Trabajar y enfocarse desde joven 

“Yo siempre he tenido mis sueños por cumplir. Una de las cosas que me importa es honrar a mis padres y hacer el bien. Lo importante es siempre seguirse preparando, dedicarse a trabajar y estudiar. Mi papá se fue a Miami y hasta entonces él sigue viviendo lejos”.

Mientras Edwar cursaba la secundaria, a los 15 años, aprendió el oficio de la barbería. Señaló que aprendió a cortar pelo gracias a su tío, quien no lo hacía tan bien. Un día dejó que Edwar lo intentará y desde esa primera vez se dio cuenta de que era casi como un don, porque lo hizo bastante bien.

«No lo tenía en mente, tenía un primo que su papá le cortaba el pelo, pero se lo dejaba bien feo. Yo le decía, tío córtele bien el pelo que a él ya le gustan las niñas. Mi tío me decía que yo se lo cortara si es que podía. De broma, un día agarre la máquina, le corte el cabello a mi primo y me quedó bastante bien el corte. Así es como me empezó a gustar la profesión», señaló.

«Venían desde lejos para que les cortara el pelo»

Sus vecinos empezaron a buscarlo para que les cortara el pelo y de esa forma pudo empezar a trabajar. Luego que se volvió muy conocido por su trabajo, lo clientes no paraban de llegar.

«En la casa donde vivía puse una barbería e inicié con ese negocio y todos los de mi colonia eran mis clientes. También venían desde otras colonia para que les cortara el pelo. trabajé dos años allí y luego terminé el colegio. Me cambié de domicilió e inicié a laborar en otra barbería que estaba en un centro comercial».

Edwar, se siente muy feliz de que su profesión le abrió muchas puertas. Además, lo encaminó a poder ayudar a las personas al momento en que realizaba su trabajo. Por lo que en varias ocasiones salió a las calles para regalar un corte de cabello a las personas que viven en las calles.