Occidente de Honduras. Encuentran una persona encostalada en un basurero del barrio El Cielito en la cuidad de La Entrada en Copán.

Según reportes se trata de un hombre, que ya tenía varios días de haber fallecido y que las aves de rapiña empezaban a devorar.

Se supo que el hallazgo de la persona lo hicieron los pepenadores de de la zona cuando se encontraban escarbando entre los desperdicios. Ellos de inmediato le dieron aviso a las autoridades. Al lugar llegaron elementos del Cuerpo de Bomberos, quienes sacaron los restos humanos desde el fondo de un barranco.

De igual forma, llegaron los miembros de Medicina Forense para hacer el levantamiento a ley. Uno de los peritos forenses mencionó que la víctima tenía días de haber muerto por la descomposición  de su cuerpo. De igual forma, por el mal olor que este desprendía. El sitio donde dejaron el encostalado es conocido como “El LLanón” aledaño a “El cielito”.

“El mal olor lo provocaba porque tenía varios días de descomposición, con lo que cerramos la semana”, manifestó un elemento bomberil que participó en la operación de rescate. Medicina forense dispuso trasladar estos restos mortuorios a la regional de San Pedro Sula para realizar el peritaje forense formal.


ANTECEDENTES

En Agosto del 2017 en la cuidad de Teguigalpa encontraron un encostalado.

En la colonia Sagastume encontraron un cuerpo de una persona en completo estado de descomposición.

Se informó que los vecinos del lugar alertaron a las autoridades policiales al sentir el desagradable olor en esa zona.

Por lo tanto, miembros de la Policía Nacional llegaron y acordonaron la escena.

Lea También: Ensabanado encuentran a ciudadano en la capital de Honduras


En diciembre del 2016 en San Pedro Sula se encontraron a dos encostalados .

Ellos fueron hallados en la Aldea Río Bijao de Choloma, todo indica que eran personas de sexo masculino.

Se supo que en medio de ambos cadáveres que habrían sido lanzados en dicho lugar, les colocaron un cartón con un fuerte mensaje

“Feliz Navidad les desea la pandilla 18, kilómetro y los almendros serán nuestros”, decía el escrito. Uno de los cuerpos era de contextura fornida y otro se miraba más delgado, ambos fueron dejados a un lado de la carretera