Para investigación: destituyen al director de la cárcel de Támara

527
director de la cárcel de Támara
La Ley del Sistema Penitenciario permite realizar estas suspensiones de funcionarios y ponerlos a las órdenes del ordenamiento de justicia

TEGUCIGALPA. Un cuerpo de seguridad del Estado investigará tras ser separado del cargo como director de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, a Gustavo Bonilla Duarte, como parte de la modernización del sistema penitenciario.

Así lo informó el subdirector del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Germán McNiel. “Se ha decidido suspender del cargo al actual director del centro penitenciario de Támara para efectos de investigación», dijo McNiel.

Añadió que la separación no es por acto irregular o de alguna algo ilícito, si no que fue suspendido para efectos de investigación.

El funcionario público expresó que estas acciones forman parte del replanteamiento del Estado de Honduras en el campo del sistema penitenciario. La Ley del Sistema Penitenciario permite realizar estas suspensiones de funcionarios y ponerlos a las órdenes del ordenamiento de justicia, según el subdirector del INP.

Germán McNiel reiteró que “se ha separado de su cargo con el propósito de mejorar el funcionamiento del sistema”. McNiel prometió que la reforma en el sistema penitenciario continúa hasta lograr un orden y control de todo el sistema.

“Si esto representa tomar medidas en contra de cualquier funcionario o empleado del sistema penitenciario, continuará de la misma manera”, concluyó.

Lea también : Encuentran droga, dinero, cuchillos, celulares en centros penitenciarios

Sistema penitenciario

El sistema penitenciario nacional cuenta con 18,198 privados de libertad, según las autoridades penitenciarias.

El Centro Nacional Penitenciario de Támara es el reclusorio que tiene la mayor cantidad de privados de libertad con 4,241. Mientras que el centro penal en San Pedro Sula tiene al menos 2 mil reclusos.

Actualmente en Honduras existen 31 sitios donde permanecen las personas que han cometido diferentes delitos. Entre ellos se encuentran los condenados y los procesados.

En dos lugares estratégicos se han construido y habilitado dos cárceles de máxima seguridad. Una de ellas está en Ilama, Santa Bárbara, conocida como El Pozo I. Se une a la lista La Tolva, en Morocelí, conocida como El Pozo II.

Existen cuatro lugares más donde se envía a personas que han sido condenadas o se encuentran en proceso judicial. Los sitios antes mencionados son el centro preventivo Los Cobras, el Primer Batallón de Infantería. Incluyen el Segundo Batallón de Infantería en Támara y el Tercer Batallón de Naco, Cortés.