multimillonario

REDACCIÓN. Un multimillonario engañó a todos al dedicarse a trabajar como conserje durante muchos años. Al morir, entregó una fortuna a todos los que le ayudaron.

Un multimillonario engañó a todos al dedicarse a trabajar como conserje durante muchos años. Al morir, entregó una fortuna a todos los que le ayudaron.

Un gesto amable puede parecer simple, pero tiene su eco en la eternidad. En un mundo en ocasiones aparentemente frío, es bueno saber que hay gente generosa y desinteresada.

Ronald Lee es uno de ellos. Durante gran parte de su vida trabajó como conserje, aunque también era un veterano de la Segunda Guerra Mundial.

Invertía desde hacía muchos años y se hizo millonario.
Invertía desde hacía muchos años y se hizo millonario.

Ronald trabajaba, llevaba una vida sencilla y aparte de un viejo coche no gastaba en cosas innecesarias. Iba por ahí vestido normalmente con una de sus prendas favoritas, una camisa de franela.

Sin embargo, bajo la fachada contenida de Ronald, se ocultaba un secreto que ni siquiera su familia y allegados más cercanos conocían.

MULTIMILLONARIO

Este conserje de 92 años de edad era en realidad un multimillonario. 

A lo largo de los años, Ronald había amasado una fortuna de 70 millones de dólares, gracias a inversiones inteligentes en el mercado de valores

Ronald siempre fue muy agradecido hacia aquellos que le trataron bien. Por encima de todo tenía un gran respeto por las personas que le cuidaron al final de su vida. 

Asimismo, dejó su fortuna a personas que lo ayudaron.
Asimismo, dejó su fortuna a personas que lo ayudaron.

Y cuando falleció a los 92 años de edad quiso devolver algo a la comunidad en la que creció.

Ronald legó una gran parte de su fortuna al Brattleboro Memorial Hospital y la a Biblioteca Brooks, que a menudo visitaba.

El hospital donde le atendieron recibió 44 millones de dólares y la biblioteca 10 millones. Sumas muy importantes para la comunidad de Brattleboro, en Estados Unidos.

Fuente: Newsner