Colón: comunidad garífuna de Vallecito, amenazada y en zozobra «por hombres armados»

724

Honduras. La comunidad garífuna que vive en Vallecito, municipio de Limón, en el departamento de Colón, se siente en riesgo por la presencia constante de hombres armados y denuncian que las autoridades no «hacen nada».

La inestabilidad de esta zona se debe a que en años anteriores era un punto estratégico para los narcotraficantes. Sin embargo en 2011, una pista clandestina fue destruida y los habitantes recuperaron el territorio.

Pero la paz que habían logrado se está viendo interrumpida desde hace unos meses por la  presencia constante de hombres que llegan en motos y automóviles con armas prohibidas como fusiles.

Así lo denunció Mirian Miranda, coordinadora de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH). Ella declara que hoy dos automóviles entraron a Vallecito con  hombres armados.

«Es una zona en constante peligro, es una zona apetecida», afirma ella, quien fue secuestrada en julio de 2014 junto a compañeros de la organización, por lo que tiene medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los pobladores afirmaron que ante la presencia de los sospechosos, ellos pusieron la denuncia ante la Policía Nacional, por lo que los policías se acercaron y la respuesta fue: «son amigos nuestros».

Argumentan también que debido al constante acoso al que son sometidos, han puesto un portón para tratar de impedir el paso de posibles delincuentes, pero éstos «cortan los alambres». Esta medida es respetada por los residentes, ya que se cierra aproximadamente a las nueve de la noche y se abre a las cinco de la mañana.

El dos de agosto sufrieron un atentado

La comunidad de Vallecito está cerca del potente mar y de una laguna, esa vía acuática es tentadora para el crimen organizado, ya que a través de lanchas pueden trasladar la droga. Así lo expresan en Tiempo Digital algunos afectados.

De tal forma que el pasado 2 de agosto unos «gatilleros dispararon hacia donde habían  tres personas que estaban en una residencia». Favorablemente no hirieron a nadie, pero las víctimas del ataque tuvieron que protegerse en unos matorrales.

«Hemos exigido que haya protección de seguridad. La Policía llega y se va». También han interpuesto sus «denuncias ante el Ministerio Público» y otros entes y el resultado es nulo.

Diferentes organizaciones, como la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras, han emitido una alerta en redes sociales para promover la seguridad y protección de estos hondureños y hondureñas. 

Se han manifestado en contra de estas acciones y la negligencia de las autoridades para protegerlos: «Las amenazas y hostigamiento son constantes a estos hermanos y hermanas hondureñas».

Tierra recuperada para el pueblo garífuna 

En 2012, Vallecito quedó libre del tráfico ilícito y se convirtió en un «territorio titulado para el pueblo garífuna». Actualmente es una comunidad en la que habitan aproximadamente 100 personas.

La organización y disciplina de los pobladores ha sido tan efectiva que cuentan con una escuelas para los niños y niñas. También tienen centros de capacitación.

Interesante es el «proyecto de vida» que han creado y «soberanía alimentaria» para los ciudadanos garífunas: el cultivo de coco.

Este noble y ancestral pueblo lucha constantemente por su autonomía territorial, la conservación de su gastronomía y otros de su cultura.