CORTÉS. El canal Maya es una cuneta de alivio del río Chamelecón que se construyó para impedir que sus aguas afecten a los pobladores de La Lima.

Pero, pobladores en el municipio y de puntos como Colonia Pineda, Oro Verde y Santa Marta, han denunciado que la Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula (CCIVS) aún no trabaja en las reparaciones de los daños dejados por las lluvias y eso les preocupa mucho.

Para desvirtuar o confirmar dicha denuncia, nos comunicamos con la portavoz de la CCIVS, Dilia Martínez, quien nos dijo que casi todo en el canal Maya está bien y que no tiene razón de ser la denuncia, «desde los daños registrados en octubre del año pasado, todo se ha ido trabajando, el problema por ejemplo en 2017 fue que hubo mano criminal y ahora lo único que pasa en el canal es la inmensa cantidad de basura y desechos de construcción que van a tirar allí a los bordos, eso lógicamente afecta el canal».

«Se espera que para la segunda quincena de julio se haga una limpieza y sobre-elevación en el sector para que el canal esté en un 100%, la actividad durará un mes y medio, significa que para septiembre todo estará listo», destacó.

Martínez puntualizó que el canal está capacitado para soportar grandes cantidades de agua y los pronósticos para este año son que no llevará en gran magnitud, por lo que los habitantes «no deben preocuparse», que el canal sí esta preparado para lo que viene en esta época de invierno en nuestro país.

El canal Maya está ubicado en La Lima, Cortés

ANTECEDENTE

En octubre del 2017, unos 500 habitantes de la zona de Flores de Oriente, en el norte del municipio de La Lima, se vieron obligados a salir de sus casas debido a que el bordo del Canal Maya cedió.

Por ese ramal fue desviada una parte del caudal del río Chamelecón. El bordo no resistió la presión del agua y se abrió un boquete por el que enormes cantidades de agua corrían inundando todo a su paso.

Pese a la inundación que sufrieron los habitantes de la colonia El Buen Samaritano, pocos quisieron irse a albergues, ya que prefierían cuidar sus casas para evitar saqueos.

Igual situación vivieron habitantes de la colonia Pineda 2 de La Lima, adonde el Canal Maya también sufrió otra abertura debido a que en el lugar estaba instalado un colector de aguas negras que drena en las aguas que ahora los inundan.

Camiones militares llegaron a la zona para evacuar a los habitantes, pero se negaban a salir por no dejar sus pertenencias, así como sus gallinas y cerdos que mantenían amarrados en zonas seguras.