Aguán: campesino estaba durmiendo cuando llegaron sicarios y le dispararon

115
campesino en el Aguán
El hecho ocurrió ayer en horas de la noche.

COLÓN, HODURAS. En las últimas horas se reportó la muerte violenta de un dirigente campesino en la comunidad de Minas Aguán.

La víctima mortal respondía al nombre de Sixto Manuel Martínez Espinoza, de 34 años de edad.

Se supo que era padre de familia, tres hijos, quienes ahora quedan al desamparo.

El ahora occiso estaba descansando en una hamaca en el patio de su casa cuando de pronto varios individuos entraron a la vivienda y le dispararon sin mediar palabra.

Tras haber logrado su cometido huyeron del lugar y tomar un rumbo desconocido sin dejar rastros.

A la escena del crimen llegaron elementos de la Policía Nacional para acordonar la escena. Por otro lado, Medicina Forense realizó el levantamiento del cuerpo en base a ley.

Hasta el momento se desconoce el móvil de este dantesco hecho, no obstante, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) se encuentra haciendo las indagaciones correspondientes para dar con el paradero de los responsables.

Le podría interesar: Honduras: alertan a la policía sobre exlíder campesino que impone “Estado de sitio” en el Aguán

Hasta el momento no se ha reportado ninguna captura.

ANTECEDENTE: matan a tiros a campesino en El Marañón, Villanueva

En septiembre del 2017, un hombre fue asesinado en Villanueva, Cortés. El ahora occiso fue ultimado hoy a balazos en El Marañón, informaron las autoridades.

La víctima tenía 42 años de edad y se llamaba Virgilio Carranza, quien era labrador.

Elementos de la Policía Militar del Orden Público llegaron al lugar y taparon el cuerpo sin vida. Elementos forenses se dirigieron al sitio para hacer el levantamiento por ley.

De cortar leña

El hombre venía con su caballo cargado de leña cuando fue tiroteado hasta la muerte.

Su hermano se presentó en la escena del suceso lamentando profundamente la pérdida. Asimismo, Ariel Sánchez Carranza dijo no tener conocimientos del porqué mataron a su hermano.

Mencionó consternado que Virgilio solamente se dedicaba a trabajar la tierra. También aclaró que es el primer incidente fatal en su familia en los 41 años de vivir en el lugar:

“Nosotros no hemos matado. Somos de Comayagua, somos tranquilos. La única arma que cargo yo es Dios. De Dios no se escapa nadie, solo eso le puedo decir”, concluyó.