El Club de Futbol Pachuca, el equipo más antiguo de México y cuna de jugadores como el “Chucky” Lozano, confirmó en sus redes sociales la contratación de su nuevo entrenador: el argentino Martín Palermo.

La derrota por 3 goles a 0 frente al Club América significó el cese del ex técnico Francisco Ayestarán; quien llegó hasta la tercera jornada del torneo Clausura 2019, luego de su llegada en el Apertura 2018.

Algunas fuentes cercanas al club mexicano dijeron al medio deportivo ESPN que la institución gusta de la continuidad. Pero la urgencia que tienen para que el conjunto hidalguense reaccioné se convirtió en prioridad. Es por esa razón que ahora la esperanzas están puestas en el ídolo de Boca.

En las próximas horas Martín Palermo viajará a México para firmar el contrato que lo ligará formalmente con los Tuzos, así lo han confirmado varios medios mexicanos.

El nuevo técnico tiene una misión que no pinta del todo fácil: posicionar a Pachuca entre los primeros sitios de la tabla (actualmente está en el lugar 13) y borrar su título de la “peor defensa”, que adquirió tras recibir ocho goles en los 3 partidos que van del torneo.

En el cuerpo técnico de Palermo destaca la presencia de Christian “Chaco” Giménez, quien culminó su carrera en las filas del Pachuca, y la del “Pato” Abbondanzieri, quien hace no mucho confesó la intención que comparten él y Martín de cara al futuro: “la idea es que en algún momento podamos tener una oportunidad de estar en Boca trabajando”, detalló en radio Punto Boca.

El emblemático ex jugador de Boca Juniors, máximo goleador en la historia del club (con 236 tantos), se retiró de las canchas en el Apertura 2011 ante Gimnasia y Esgrima de la Plata. Al terminar el encuentro, que finalizó en empate, Boca le regaló una de las porterías del estadio.

La proyección de una película en la pantalla de la Bombonera con sus mejores goles y la hinchada xeneize abarrotando las gradas como telón de fondo, marcó el punto final de su trayectoria como futbolista profesional.

Un año después comenzaría su nueva etapa futbolística con el Godoy Cruz, su primer equipo como entrenador. El segundo partido lo perdió ante Boca 2 a 1. Ahí dirigió 44 partidos, en los cuales obtuvo 14 victorias y 13 derrotas. Su fuerte fueron los empates, alcanzando 17 en total.

Palermo en el Arsenal 1-0 Gimnasia (Foto: @elxqdemilocura)

Palermo en el Arsenal 1-0 Gimnasia (Foto: @elxqdemilocura)

En el 2014 se aventuró con el Asenal de Saradí, pero su rendimiento no fue el mejor y quedó eliminado de la Libertadores en octavos de final. Con ese club jugó 36 partidos, de los cuales ganó 11, perdió 15 y empató los 10 restantes. Ese fue el último equipo argentino que dirigió.

Después de cruzar la cordillera, Chile lo recibió con los brazos abiertos. En aquel país se convirtió en el nuevo entrenador de Unión Española. Su trayectoria con el equipo chileno fue mejor; en dos años acumuló 39 victorias, 27 empates y 26 derrotas.