TEGUCIGALPA. Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), informaron este domingo sobre la muerte un privado de libertad en la cárcel de máxima seguridad “La Tolva”, ubicada en Morocelí, El Paraíso, región oriental de Honduras.

De acuerdo a la información proporcionada, el reo perdió la vida producto de un enfrentamiento entre miembros de la pandilla 18. Además, se indicó que probablemente los hechores hayan sido sus mismos compañeros de celda.

En ese sentido, los guardias penitenciarios decidieron aislar a ocho sospechosos que compartían espacio en “La Tolva”. Cabe mencionar que la víctima fue identificada como Julio César Osorio Gordon, de 32 años de edad.

S informó que el hoy occiso ingresó al centro penitenciario de Támara en el 2008 luego de ser condenado a 84 años de cárcel, por asesinato, asociación ilícita y almacenamiento ilegal de armas de fuego prohibidas.

Lea también: El “Loco Hugo” entre los trasladados este día a La Tolva

De momento, se desconoce cual pudo haber sido el motivo por el que le habrían quitado la vida al recluido. Por otra parte, la portavoz del INP, Digna Aguilar, informó que los entes de investigación ya realizan las diligencias necesarias; esto,  para determinar la culpabilidad de los involucrados.

Además, se enfatizó que ocho compañeros de celda del privado de libertad ya están aislados y bajo las órdenes de los entes de investigación del Estado.

Traslados recientes a “La Tolva”

Cabe mencionar, que esta semana se realizó el traslado de unos 42 reos desde la Penitenciería Nacional de Támara, Francisco Morazán.

Datos preliminares indican que de los  privados de libertad;  nueve de ellos no pertenecen a ningún grupo criminal, los demás son de la Mara MS y de la pandilla 18.

Para realizar el traslado, las autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT); procedieron a despejar o limpiar el recorrido por el convoy donde se trasladaron a los peligros reclusos. Dicho traslado se dio bajo fuertes medidas se seguridad y desde el Batallón Aerotransportado y Támara hacia “El Pozo II”.

La caravana de vehículos la encabezaban motorizadas y patrullas de la Policía Nacional; un contingente de militares y policías que se encargan de la seguridad de los reclusos.