Prostituta VIP : “Es fácil juzgar y criticar a las mujeres que hacemos esto, pero nadie sabe lo que pasamos”

10883
Prostituta VIP
Diario Tiempo Digital consiguió el testimonio de una joven Prostituta VIP donde nos comentó como ha sido su experiencia.

Tegucigalpa. Diario Tiempo Digital consiguió el testimonio de una de las protagonistas de lo que se ha convertido en un “empleo” habitual para muchas jóvenes hondureñas: la prostitución VIP.

Es una bella mujer, con rasgos físicos únicos. Ella, una dama de 26 años de edad, accedió a compartir su historia. Eso sí, siempre y cuando mantuviéramos su identidad en el anonimato.

En esta ocasión la llamaremos Tiffany, una hermosa dama, de pelo color negro,  tez blanca, ojos tono café miel, que con su linda mirada endulzan a cualquier hombre.

De buena estatura, una mujer de aproximadamente 1.70 mts. Sus manos y piel muy bien cuidadas; pero no todo en esta vida lo que brilla es oro.

“Es fácil juzgar y criticar a las mujeres que hacemos esto, pero nadie sabe lo que pasamos”, dijo Tiffany.

Lea también: Mario Schauer: “Tengo 11 años de vivir con el VIH”

Con estas palabras iniciamos la interesante conversación con la que abrimos las puertas a la triste realidad que viven muchas jóvenes en nuestro país.

“Cuando era pequeña un tío mío abusó sexualmente de mí, crecí con ese amargo  y triste secreto. Me encontré en un círculo emocional bastante confuso entrando a mi adolescencia, ya que me preguntaba porque me había pasado eso a mí”, contaba con su mirada fija la guapa hondureña.

Mientras conversábamos, podía sentir un cierto resentimiento y rencor cuando expresaba todo lo que había vivido en su niñez.

“Crecí en un hogar humilde, hija de una madre soltera. Mi padre nos abandonó cuando yo estaba muy pequeña, dejó a mi mamá encargada de mis dos hermanos menores y yo”, expresó Tiffany.

En ese momento pausé mi grabadora, ya que sus lágrimas empezaron a caer por sus mejillas. Le pasé una servilleta de las que estaban en la mesa donde charlábamos, mientras nos tomábamos un café.

Pasaron unos 2 minutos y medio cuando volví a poner en marcha mi grabadora y continuar con la conversación. En ese momento, me miró a los ojos y me interrogó lo siguiente:

“¿Querés saber cómo y por qué entre a este mundo?”, a lo que respondí inmediatamente que sí.

“Bueno, honestamente quería llegar a ser alguien, tener todo lo que nunca pude tener de pequeña. Además, mi mamá trabajaba en una tienda y lo que ganaba casi no le alcanzaba para la comida”, indicó la joven hondureña.

Seguidamente me explicó cómo es que fue atrapada por las garras de la prostitución.

“Tenía 19 años, cuando una prima mía me dijo que si quería ganar dinero solo por “salir a fiestas con hombres”. También me dijo que la paga era buena, entre mil y mil 500 lempiras por noche, me dijo que no tenía que hacer nada que no quisiera”, manifestó.

Al mismo tiempo, Tiffany agregó que “ante esa propuesta, miré que podía ganar algo de dinero y así ayudarle a mi madre”.

 

Una falsa ilusión

De acuerdo a lo informado por la joven y hermosa hondureña, esta profesión le deja muchas ganancias económicas.

Trascurridos uno 17 minutos de la plática, la linda “catracha” detalló cómo fue esa primera cita.

“Me acuerdo que ese día eran como las cuatro de tarde y ella –la prima- me habló para preguntarme si me había decidido. Yo le contesté que sí, que dónde íbamos a ir, y me dijo que a una casa de unos amigos de ella”, añadió.

Comentó que cuando llegaron a la casa del “amigo” de la prima, ella miró que no era un amigo cualquiera.

“Llegamos a la casa de esa persona, muy reconocida por cierto. Pues bueno, ya me presentó con los demás hombres que estaban ahí. Trascurrió la noche y tomamos tragos finos. Yo me preguntaba a qué hora nos regresaríamos para la casa, le pregunté a mí prima y me dijo que disfrutara porque nos iban  a pagar bien”, precisó Tiffany.

Podría interesarle:  Tiempo Digital devela el modus del negocio de masajes en Honduras

Sin rodeos manifestó que esa noche, el hombre con el que comenzó esa “falsa ilusión”, le ofreció 5 mil lempiras por dormir con ella.

“No teníamos para comer en la casa, no tenía ni para comprarme un jabón de baño de esos olorosos. Él me enseñó el dinero y se lo agarré y tuve relaciones sexuales esa noche con el primer desconocido”, recordó.