TEGUCIGALPA, Honduras. – Después de que el paro de labores por parte de varias dependencias de la Policía Nacional se solucionara, el actual candidato a la presidencia, Juan Hernández, reafirmó el compromiso con los uniformados y los beneficios que obtendrán a partir de este acuerdo.

Desde este lunes anterior, el Comando Especial (Cobras) inició un paro de labores. Con la finalidad de evitar más confrontación con el pueblo hondureño, debido a la actual crisis política que se vive en el país.

A este paro de labores, se les unieron varias dependencias de la Policía Nacional. Entre estas, la escala Preventiva, Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Tránsito, entre otras.

Además, también trascendió que los agentes uniformados estaban detrás de algunas conquistas laborales. Entre ellas, la de un aumento, así como otros incentivos.

Asunto resuelto

Ante tales peticiones, el presidente de Honduras compareció ante los medios de comunicación. Dio a conocer que este asunto “ya se había resuelto”. Mencionó que las peticiones de los agentes policiales ya estaban contempladas.

“He recibido la visita del Ministro de Seguridad Julián Pacheco, reportándome los detalles de cómo se ha cerrado la conversación con miembros de la Policía Nacional. Se da paso a la normalización de sus acciones”, dijo Hernández, confirmando también la regularización de las actividades policiales.

Relacionado: Agentes policiales vuelven a las calles pero no seguirán reprimiendo al pueblo

En ese sentido, según Hernández, la situación interna que se presentó a nivel de la escala básica de la Policía Nacional, se resolvió este martes.

Asimismo, aseguró que esto permitió como gobierno diagnosticar en su totalidad ciertas deficiencias que han sufrido los policías por mucho tiempo.

“Hemos iniciado un proceso de reestructuración de la Policía. Y un eje importante es construir condiciones de dignidad para su desempeño. Dignificar la carrera policial y mejorar sus condiciones de vida es parte fundamental de la construcción de una nueva Policía”, citó.

De igual forma, el presidente Hernández desmintió los rumores de que no había dinero para hacer efectivo el pago correspondiente a los salarios de los agentes.

“Ayer se inició un rumor de que no había presupuesto para pagarles (a los policías). Hay todo un pueblo que les reconoce su labor y que quieren que tengan una vida digna”, dijo.

Policía
Los agentes regresaron a sus labores después de las negociaciones aceptadas.

Beneficios

En ese sentido Hernández también aseguró que hay proyectos programados para el beneficio de los policías.

“Entre estos planes está un proyecto de vivienda para que los policías puedan vivir dignamente. Este proyecto terminó de estructurarse hace dos meses”, aseguró.

De igual forma, dijo que se planea que estos proyectos también beneficien a: Fiscales, a jueces, bomberos y miembros del 911, entre otros entes de seguridad.

No es por dinero

Por su parte, al terminar la reunión con los altos mandos de la Policía y después de llegar a un consenso con ellos, los agentes uniformados salieron a informar ante los medios que su posición nunca fue por dinero o por mejoras salariales.

Según ellos, es por el respeto a la vida y por mantener la paz entre ellos y el pueblo.

“Estamos por una causa justa. En ella se encuentra nuestra institución armada. Y lo único que queremos es paz para el país. Queremos dejar claro que esta toma no es por dinero, se debe a la tensión política que hay en el país”, indicaron los agentes policiales.

“Agradecemos la voluntad de nuestros superiores en querer que volvamos a nuestros puestos de trabajos. Además, queremos decirles que no vamos a retractar de la decisión que hemos tomado”, dijo uno de los portavoces de los Cobras.

Al mismo tiempo, agregó que esta lucha no se trata de dinero. Porque de ser así las cosas se hubiesen arreglado desde el lunes.

De nuevo a su labor

Después de las negociaciones, los cientos de agentes policiales de las diferentes ramas salieron de las instalaciones de los Cobras (lugar en donde estaban encuartelados).

En ese sentido, los uniformados volvieron a las calles para seguir dando seguridad al pueblo hondureño. Sin embargo, prometieron no reprimir a los ciudadanos en protesta por la actual crisis política.