Opinión de Pastor Fasquelle: El golpe suave del General o Bagdad ain´t shit!

164
Opinión de Pastor Fasquelle
Donald Trump junto a John Kelly.
La opinión de Rodolfo Pastor
Rodolfo Pastor Fasquelle, historiador y columnista.

Por Rodolfo Pastor Faquelle.-Trump no era de fiar, había probado ser inestable. Aislaba a EUA de sus aliados. Urdía nuevas broncas. Animaba a los congresistas republicanos a deshacerse de la regla de consenso y a usar la opción nuclear, de operar con simple mayoría para fines estratégicos. ¿Se le iba a permitir mantener su dedo pueril sobre el botón nuclear? Un grupo de ellos ha estado ahí cerca y adentro, desde el inicio, caballeros disciplinados, estudiosos, preocupados. Mattis. Dunford, MacMaster. Flyn tuvo que salir. Con misión.

¿Cómo podría ser un golpe de Estado en Estados Unidos?  Muy distinto por supuesto…. Para comenzar todo sería discretísimo. Nada de balaceras y tanquetas. (Los estadounidenses de hoy son conservadores, creen que viven en el mejor de los mundos y es muy bonito sin duda y que, por tanto, cualquier cambio es sospechoso. Fingen que todo sigue igual incluso cuando cambian las cosas. Y tiemblan cuando cualquiera les habla de revolución, porque la última buena fue supuestamente la de 1776). Ningún asalto a los símbolos de la nación. ¿Bombardeo de La Casa Blanca? ¿Cerco de tropas al Capitolio? ¡Por favor! ¡Que ridiculez!

No habría proclama tampoco. El chafa gringo no es locuaz. A nadie se acusaría de traidor. Nadie reclamaría un mérito por deponer al régimen ni se proclamaría el Jefe. Incluso se fingiría que eso no había sucedido. Se montaría una pantomima para desmentirlo y fingir que el jefe seguía siendo el jefe. El derrocado colaboraría ampliamente, como Moctezuma rehén en la terraza.

Un viejo chiste latino -lo he repetido- pregunta ¿Porque no hay golpes de estado en los EUA?, y responde lo que todos sabemos, porque no hay embajada estadounidense en Washington. Pero eso no quiere decir que no lo habido ni que no lo habrá. Varios historiadores estamos convencidos de que el asesinato de Jack Kennedy también fue un golpe de estado, orquestado por la CIA que tuvo toda la colaboración de las elites políticas y militares. El poder, me lo recuerda Mel sin aparente ironía, repetidamente, no es el cargoLa presidencia no es el poder. Díganselo a Trump.

El poder es la fuerza con que actuamos. Un día antes de llegar, a petición del General J.  Kelly –a quien no le hacen gracia los payasos bajo su mando– se despidió ignominiosamente como Jefe de Comunicaciones a Scaramuce, alter ego y amorosa alma gemela de D. Trump, quien lo acababa de importar. Al final del primer día del Kelly en la Jefatura de su Gabinete, Trump comentó en otro de esos Twits ociosos ¡Un gran día en la Casa Blanca! La críptica frase manifestaba alivio, confianza y aprobación total. No habrá sido preciso que nadie se lo dictará.

Con consentimiento. Así. Pues conociendo a ambos en el papel (nunca he estado cerca de ellos) puedo decir que no me imagino a D. Trump dándole al General Kelly una orden que este supiera que no debía obedecer, ni tampoco, si eso sucediera, me imagino a Kelly obedeciéndola. Y entonces debe interpretarse que el alivio de Trump responde al haber sido relevado del mando, después de tantos suplicios, en un cargo para el cual –íntimamente tiene que saberlo ya– es incompetente. Y hay que interpretar a Kelly como el primero entre sus pares, a saber los otros altos jefes militares fieles que, desde el primer día, Trump juntó en su gran gabinete. ¿Acaso no todos deberíamos de sentir algún alivio?

¡Aunque popular al menos Kelly habla inglés! (Pudiera ser que aprendió algo de español.) No sé si ¿es hijo del General Paul X. Kelly, también de los US Marines, que anduvo por aquí preparando la guerra secreta con Álvarez Martínez en 1983 pero rechazaba la orden de Bush habilitando la tortura? En todo caso, descendiente de irlandeses católicos, el Bostoniano John Kelly es miembro de una meritocracia militar consolidada. Como sus pares, tiene una formación superior. Además de estudiar en las escuelas para oficiales del ejército y de los marines y en el National War College, Kelly se licenció en la Universidad de Massachusetts e hizo una Maestría en La Escuela del Servicio Exterior de Georgetown, Universidad jesuita en Washington. Y fue profesor y director de escuelas militares de elite. Asimismo, fue enlace de la Armada con el Congreso, al que conoce bien y sabe también como manejar. Sabe de política nacional y mundial.