SAN PEDRO SULA. Por falta de pruebas dejaron en libertad este jueves al sospechoso de haber matado a su mujer en la Villa Olímpica, al norte de Honduras.

Se trata de Ever Geovany Meléndez, quien fue arrestado en un principio porque se le vinculaba a la muerte de la fémina Verónica Leticia Espinal Jiménez, de 26 años de edad.

Meléndez fue liberado tras largas horas retenido en las instalaciones de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), quienes mencionaron a los medios de comunicación que el caso no está cerrado, puesto que no “descasarán” que el hombre esté involucrado en el vil crimen.

Supuestamente, Espinal Jiménez discutía dentro de un vehículo tipo camioneta con su pareja, identificada como Geovany Meléndez. Cuando de pronto ella se bajó del mismo e intentó escapar del lugar, pero aparentemente, su marido la persiguió varios metros y le infirió las fatales estocadas, información que aún no ha podido ser confirmada por las autoridades.

Un hermano de la víctima dijo que la pareja tenía problemas desde hace varios días. En la escena se encontró la cartera. Asimismo, el teléfono celular de la mujer al lado del vehículo donde se conducía junto a su marido, todo fue tomados por la autoridad como evidencia.

El cuerpo de Espinal fue llevado hasta la morgue de Medicina Forense del Ministerio Público (MP). Lo anterior, para realizarle los estudios del caso. Por su parte, el esposo de la joven fue detenido por las autoridades en ese momento.

TRABAJÓ COMO EJECUTIVA DE BANCO AZTECA

La ahora occisa estuvo trabajando recientemente como gerente del conocido Banco Azteca y tras enterarse del horrible acto, pariente de Leticia llegaron a la escena donde estallaron en llanto y gritos al mirarla ya sin vida, entre tanto lamento, enfatizaron que ella ya no quería estar con Geovany, lo que constantemente derivaba violencia doméstica en su hogar.

COMENTARIO DE LAMENTO

“Que difícil es saber que ya no está una alumna que puso mucho de su parte por aprender para salir adelante ante una situación difícil. Esto, con la única intención de tener un conocimiento más para sostener a su hija y su madre.  

Lo hizo con pasión aguantando mis regaños, mis exigencias.

Y culminó siendo de las mejores coloristas, una mujer con mucha vida por delante. 

Y con una pequeña hija que la necesitaba, nos demostró y admiramos su perseverancia. 

Más ahora sus sueños fueron apagados, que Dios la tenga en su santo seno.

Y haya tenido misericordia de ella dándole el tiempo de ponerse a cuentas.  

Descansa en Paz Verónica Espinal”, escribió en redes sociales uno de sus conocidos.

Verónica se caracterizaba por ser una mujer muy alegre y amable con los demás
Meléndez subió varias fotografías junto a su esposa en Facebook