4 grandes Automotrices arreglan demanda por $553 millones

63

EEUU.- Cuatro grandes automotrices accedieron a pagar $553 millones como arreglo de una demanda masiva por pérdidas económicas a compradores de casi 16 millones de vehículos que potencialmente fueron construidos con infladores de bolsas de aire Takata defectuosos.

Esto según documentos de la corte archivados el pasado jueves.

Las cuatro empresas automotrices que accedieron a pagarle a los compradores de sus carros son: Toyota, BMW, Mazda y Subaru.

A Toyota le tocó la tajada más grande, con $278.5 millones. Le siguió BMW con $131 millones. En tercer lugar Mazda con $76 y por último Subaru con $68.

De acuerdo a comunicados de prensa emitidos por el lado demandante, los fondos adquiridos mediante la demanda será utilizados para reparar más carros que tengan bolsas de aire defectuosas.

Para el fin de semana pasado, Toyota ya había cumplido con el 31.89% de autos reparados.

Le seguía Subaru con el 31.37%, en tercero Mazda con 18.16% y BMW quedando muy atrás con un 16.48%.

Algunos de los fondos serán destinados a una campaña de concienciación al público en general. Mientras que otra parte serán utilizados para reembolsarle a los clientes los gastos por reparar sus autos.

Los costos pueden incluir desde rentar carros, cuidado a infantes, salarios perdidos, o cualquier tipo de gasto relacionado con llevar el auto a reparación.

Además, un programa de servicio al cliente será financiado con el dinero de la demanda para cubrir gastos adicionales o ajustes que podrían ser necesarios en las 75,000 millas de uso posteriores luego de que las bolsas de aire sean reemplazadas.

De acuerdo a los abogados, demandas pendientes contra Honda, Ford y Nissan no han llegado a ningún acuerdo.

16 muertes

Los infladores de las bolsas de aire Takata pueden explotar con fuerza excesiva, desatando fragmentos de metal dentro del carro.

Al menos 16 muertes y más de 180 heridos a nivel mundial han sido víctimas del desperfecto en estas bolsas de aire.

El defecto de fábrica ha provocado el retiro de alrededor de 100 millones de infladores, incluyendo a más de una docena de automotrices.