Zonas devastadas por Eta e Iota: ¿podrán recuperarse o cederán ante cualquier lluvia?

339
Zonas devastadas por Eta e Iota
Pese a que salió, los daños que dejaron los ciclones siguen causando problemas.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. El paso de los fenómenos tropicales Eta e Iota dejó en el país un desastre, que hasta ahora se sigue evidenciando en tramos y zonas que aún continúan inundadas, pese a que todavía están trabajando en su recuperación.

Los ciclones pasaron, pero en su recorrido por el territorio hondureño provocaron que mucha infraestructura se debilitara. Algunas regiones que quedaron sumamente afectadas, ahora tienen que revivir la pesadilla de las inundaciones.

La saturación de los suelos ha hecho que en algunas zonas que ya se habían recuperado, sigan dándose problemas similares a cuando los fenómenos impactaron de lleno en el país.

Ahora, lo más importante es reconocer tanto los riesgos como las medidas que se deben tener en estos lugares, para saber si en efecto se podrían declarar zonas irrecuperables.

Lea también: Honduras: frente frío dejó más de 350 personas afectadas por inundaciones

Diario TIEMPO Digital contactó al máster Maynor Ruíz, de la Unidad de Geología y Geofísica del Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra (IHCIT), quien explicó un panorama más amplio acerca de la situación que se vive en estos sitios.

El experto señaló que lo ocurrido es que los fenómenos tropicales Eta e Iota, saturaron los suelos que conformaban las zonas. Por otra parte, detalló que aunque existe un proceso de evaporación que drena lentamente, con poca lluvia se vuelven a llenar los poros del suelo y lo hacen muy pesado.

«Básicamente el proceso que generan los movimientos en masa o los deslizamientos, es el peso del material. Mientras mas tiempo esté saturado de agua, por mucho mayor tiempo será un material pesado», agregó.

Precipitaciones que debilitan infraestructura

El geólogo explicó que con ello, es mucho más fácil que se deslice la tierra, provocando la afectación en los lugares y que alcance hasta donde se encuentran las poblaciones.

Según reveló Ruíz, en el país hay otras zonas donde ya hubo afectaciones, en las que probablemente los movimientos en masa se centraron en un equilibrio, pero bastante frágil, mismas que al ocurrir precipitaciones activan la actividad como tal.

«Este proceso va a ser continuo mientras existan aportes de agua, incluso, si no hay lluvia. Si el agua no se drena del suelo, la actividad será persistente», externó.

Además, el experto acotó que solo queda evaluar las zonas y establecer el detonante que origina que, a pesar que la lluvia hace pesado el material, vuelvan a ocurrir deslizamientos o inundaciones.

«Generalmente esto modifica al terreno, en la construcción de estructuras como carreteras o casas que no se cimentan en un material solido, y que fácilmente pueden moverse en los procesos de precipitación«, manifestó.

¿Zona irrecuperables?

El master Ruíz expresó que poder decretar a una zona como «irrecuperable«, requiere de estudios bastante profundos. Sin embargo, en términos generales, las zonas que ya son afectadas por movimiento en masa deberían declararse como zonas no habitables.

«De eso va a depender, de qué tanto impacto hayan tenido. En el Sistema de Riesgo se mide eso, en qué le afecta a la población, a la economía o infraestructura de una ciudad», determinó.

Igualmente, señaló que si se tienen zonas que históricamente han tenido problemas con estos fenómenos, no se debe permitir que se sigan poblando. Esto debido a que, cunado una casa se desliza o inunda, las personas vuelven a construir en el mismo lugar.

El entrevistado agregó que hay formas de analizar zonas irrecuperables con metodologías, no obstante, se siguen trabajando en ellas y apenas inician.

Según reveló, una de las metodologías que están creando es tratar de una manera fácil, determinar si las zonas son consideradas inhabitables, investigando qué tanto se debe invertir para considerar que el lugar no genere un riesgo para la población.

Ríos salen de su cauce

Otro tema son los ríos y el experto manifestó que estos tienen los cauces que básicamente son «la calle por la que transita el agua«. Pero, el ancho dependerá de la cantidad de afluente que pase por ahí.

«Lo que ha ocurrido es que mucha gente, no solo en Honduras, sino en otros países, es que toman las llanuras aluviales, que son realmente zonas en que el río se puede mover en función de la cantidad que esta pasando», incorporó.