Caminan cuatro horas para llegar a zona cafetalera y ver sus casas destruidas

289
zona cafetalera Intibucá
Los caminos son ríspidos y largos. Los pobladores de la zona norte del municipio de Intibucá hacen grandes esfuerzos, dado que Eta e Iota "se comieron" las carreteras.

INTIBUCÁ, HONDURAS. Más de mil personas damnificadas, 150 viviendas en ruinas y 35 aldeas incomunicadas forman parte del recuento de afectación que dejó el dúo de ciclones recientes, Eta e Iota, en la zona norte del municipio de Intibucá.

Además, de acuerdo a cifras del alcalde Norman Sánchez, han perdido muchas hectáreas de granos básicos, 400 manzanas de papa y más de 500 manzanas de café.

«Ya está cayéndose una gran cantidad de café; estamos perdiendo», acotó uno de los lugareños de San Nicolás, Intibucá, ante un canal de televisión local.

Otra habitante de la zona cafetalera, mientras se abría paso entre el lodo, reveló que ella  camina varias horas con el propósito de llegar a su vivienda; o, bueno, a lo poco que quedó, tras un par de fenómenos naturales que les despojaron hasta de la alegría.

«Son tres o cuatro horas para llegar a donde vivimos. Vamos aunque sea a mirar la casita toda destruida. Ya no nos sentimos felices como antes; uno se siente triste», manifestó la mujer.

Además, pidió la colaboración del pueblo hondureño que tiene la capacidad de brindar un aporte a los caseríos dañados. De manera específica, clamó a las autoridades gubernamentales que lleguen con maquinaria para arreglar las carreteras. «Estamos destruidos, no tenemos nada», comentó.

De igual interés: Cafetaleros de oriente claman ayuda; INVEST-H e INSEP ausentes, dice Pastrana

Medidas extremas 

Las posibilidades de tránsito son limitadas en el área; las imágenes procedentes del lugar muestran como hasta los vehículos más potentes, que cuentan con doble tracción, tienen dificultad para acceder.

En más de alguna ocasión, varios de los lugareños se han unido para halar, con varias cabuyas, un carro que se quedó atascado. Por lo que, caminar es la única solución que tienen muchos.

Cuando un vehículo no puede avanzar más, un grupo de habitantes se une y tira con todas sus fuerzas de una soga para desatascarlo.

Inician obras en el sector

El edil reconoció el pésimo estado de la zona. Empero, aseguró que ya han suscrito un acuerdo con el Fondo Cafetero Nacional y están trabajando con un tractor para la rehabilitación de los pasos.

«Hemos declarado emergencia y calamidad del municipio por la pérdida de un 90 % de sus vías de infraestructura vial», aseveró Sánchez.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn