Yllescas: «Política fiscal pareciera que busca liquidar a empresarios hondureños»

167
La política fiscal
La política fiscal es catalogada como un arma en contra de empresarios

TEGUCIGALPA. La política fiscal del país debe de preocupar a los empresarios, según manifestó el analista Jorge Yllescas.

A criterio del analista, la política fiscal que ha creado el gobierno, pareciera que pretende liquidar al sector empresarial.

Por lo que consideró que ya no es alarmante la aprobación del código tributario, si no, la mencionada política fiscal.

Al mismo tiempo, apuntó que tal situación también afecta al trabajador ya que produce mayor desempleo.

“Las políticas del gobierno son ahuyentadoras de la inversión hondureña como extranjera”, agregó Yllescas.

También el analista consideró que el programa de inversiones 20/20 es demagógico.

“El presidente está en una campaña política y pareciera que no está en la presidencia”.

“Empresas emblemáticas de Europa se han ido de Honduras, por la imposición, el crimen organizado, la inseguridad ciudadana, es un ambiente invivible» continuo.

Puntualizó, que para atraer la inversión debe hacerse una política tributaria en función del desarrollo económico y social de la nación.

Nota relacionada: Icefi señala desproporciones en política fiscal de Honduras: “no construye el futuro”

Objetivos de la política fiscal 

Mantener cuadrados los principales indicadores macroeconómicos, es el principal reto fiscal de este año.

Por lo tanto las proyecciones de este año están construidas sobre la base de una disminución en el déficit fiscal.

La cual se espera sea del tres por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

La meta del déficit de la Administración Central es que se reduzca sistemáticamente.

En un estimado de cinco puntos porcentuales del PIB.

Por otra parte, la deuda pública se espera que presente para 2016 un menor dinamismo en su crecimiento. Su techo se estima en 51 por ciento del Producto Interno Bruto, lo cual representa un aumento de 1.6 puntos en un año.

La meta es llegar a una presión tributaria de 16.9% del PIB, más de 80,000 millones de lempiras, mientras que el plan de gastos está elaborado para garantizar las condiciones que permitan garantizar la adecuada gestión de las finanzas públicas y la sostenibilidad de la deuda.