Voraz incendio consume cientos de negocios en mercados de Comayagüela

658

COMAYAGÜELA, HONDURAS. Un incendio de grandes proporciones se suscitó la noche del jueves en el área de los mercados de Comayagüela, en el Municipio del Distrito Central (MDC), zona centro del país.

Aunque aún no se cuantifican los daños, el comandante del Cuerpo de Bomberos, José Zelaya, desveló a Diario TIEMPO Digital que las llamas se esparcieron por un radio de al menos dos cuadras.

Inició en el sector de la Primera Calle, y se propagó a través de la segunda, tercera y hasta la quinta avenida. Una gran cantidad de puestos y negocios quedaron en ruinas. El origen del fenómeno está bajo investigación.

De igual interés: Hondureño presume salvoconductos falsos en Facebook y la Policía lo detiene

Detalles y cronología del incendio

Las unidades de Bomberos recién venían bajando de El Hatillo de apaciguar un incendio en ese sector, cuando, a las 11:45 de la noche, se activaron las alarmas. Un incendio consumía los mercados de Comayagüela.

Llegaron a la escena 21 unidades contra-incendios, incluyendo 140 bomberos; se contó con el apoyo de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), la Cruz Roja Hondureña, y la Policía Nacional.

La labor «titánica», tal como la denominó el comandante Zelaya, evitó que el fuego alcanzara el mercado San Isidro y el Álvarez y se extendiera aún más en el Colón.

El incesante trabajo derivó en que, a las 3:00 a.m. de hoy, se controló el incidente. A las cuatro, de la misma madrugada, arribó el personal de investigación de los bomberos que se encargará de dilucidar el origen del percance que dejó una masiva afectación.

A las 4:30 a.m. comenzó con la etapa de remoción y enfriamiento para evitar una reactivación de las llamas.

Es importante destacar que una persona particular, con el propósito de servir, donó un tanque de tres mil galones de agua para cooperar en el control del incendio.

Dificultades

Los cuerpos de emergencia no se encontraron con una tarea fácil. Además del peligro de las llamas que se propagaban con rapidez, debían poner orden en el área; pues, propietarios de los puestos en la zona corrieron hacia adentro de los negocios para rescatar algunas mercaderías.

Además, según relató Zelaya, se presentó una anomalía en la presión de los hidrantes utilizados para sofocar el fuego; eso, por la disminución en los niveles de agua.

El comandante confirmó que 50 mil galones de agua se destinaron para esta operación. En lo que va del año, alrededor de 950 mil millones de galones del vital líquido se han necesitado para controlar este tipo de situaciones, tanto estructurales como forestales.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo