TEGUCIGALPA. Un vídeo cortesía de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) muestra cómo presuntos pandilleros asesinaron a una de sus compañeras, aparentemente, por no darles lo que había cobrado producto de la extorsión.

En el vídeo se escucha una ráfaga de disparos, mientras la jovencita dice con sonido de piedad: «¡Esperate Julio por favor».

De acuerdo a lo observado en las imágenes, la jovencita estaba atada de pies y y manos en un matorral, mientras los sujetos le disparan, según se pudo captar, la muchacha aparece vestida de chort azul y blusa ocre, con líneas verdes.

La muchacha esta de pie cuando le implora al compañeros que no la mate, el pandillero ignora la suplica y le dispara en la cabeza, lo que la hace caer a la sacatera, la mujer no vuelve a pronunciar palabra y el sujeto, ya en el suelo, le sigue descargando el arma.

Al pedir ayuda a su otro compinche para arrojar a un barranco, al supuesto pandillero se le escucha un tono de voz nervioso. Ya inmóvil, el pandillero le suelta una segunda ráfaga de tiros en el cuerpo para asegurarse que haya muerto. A puras patadas, el sujeto logra mover el cuerpo y desplazarlo hasta hacerlo caer al vacío.

Después se oye al otro cómplice, decir: «Tirala Julio… dale, dale, dale de un solo» a lo que él responde «ayudame loco».

Se dio a conocer posteriormente, que el sujeto que la asesinó, ya fue capturado y responde al nombre de Julio César Ponce Sierra, quien es originario de San Pedro Sula y residía en la Colonia San Francisco de La Lima,, Cortés.

De acuerdo a la ficha delictiva, fue detenido el 2 de octubre del año 2016 a eso de las 10:04 de la mañana en la colonia de residencia.

Por ahora se desconoce el nombre la joven asesinada
Por ahora se desconoce el nombre la joven asesinada
Hombre que al parecer asesinó a la presunta extorsionadora
Hombre que al parecer asesinó a la presunta extorsionadora

SÉPALO

Con las reformas, las autoridades que combaten el delito de la extorsión no deben esperar a que la entrega del dinero se realice ya que se considera consumada desde el momento en que existe la amenaza, la exigencia o cualquier acto característico de cualquier modalidad extorsiva.

Esta disposición abarca a las personas que participen en la recolección de dinero en forma personal, transferencias electrónicas, cuentas en instituciones financieras o reciba bienes o cualquier tipo de beneficio producto del delito.

 

Noticia en desarrollo