VÍDEO: la periodista Cesia Mejía sufre una lesión en su rostro

709

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La destacada periodista y presentadora del medio televisivo, Hable como Habla (HCH), Cesia Mejía, sufrió un pequeño accidente que le dejó una lesión en su rostro.

Sin pena alguna, Cesia mostró lo que había ocurrido a todos sus seguidores en las redes sociales. Lo que asombró fue el maquillaje que ella tuvo que usar para esconder esa herida en su nariz y que los televidentes no lo notaran.

Según contó, el pequeño accidente no le detuvo para cumplir con sus responsabilidades laborales, y acudió a su maquillaje para esconder lo sucedido.

Asimismo dijo que fue cuando pretendía extender su planchador y este pegó en su nariz. Este accidente Cesia lo hizo público en su cuenta de Instagram y aun así se mostró tranquila, asegurando que todo estaba bajo control.

La reconocida presentadora de televisión reveló todo cuando se quitaba su maquillaje, mostrando a la vez, la magia que este tiene en su rostro y lo que es capaz de esconder ante las cámaras.

Así quedó la herida en su nariz causada por un planchador
Así quedó la herida en su nariz causada por un planchador.

Lea también: Periodista Cesia Mejía envía mensaje a Isabel Zambrano

Cesia Mejía revela cuál es su mayor pánico

La destacada periodista reveló hace unos días, de manera pública, cuál es la cosa o situación que le causa pánico en la vida. Resulta que Cesia aceptó tenerle un miedo increíble a las agujas cuando de inyectar se trata.

La guapa comunicadora así lo dijo en una de sus historias de Instagram.

Esta guapa mujer dijo que debido a su miedo a las agujas jamas ella sería capaz de hacerse una cirugía estética. Prefiere ser una mujer natural y no ver una aguja en su cuerpo, aseguró.

Sus seguidores en redes sociales se asombraron pues de repente ella subió una historia contando que ha visto a un cirujano cómo inyectaba el rostro de una persona para eliminar las “arrugas”.

Ante eso, Cesia juró a sus miles de fans que ella prefiere verse con”arruguitas” y no ver entrar en su linda cara una aguja.