VIDEO | «Lluvia» de balas: así asesinaron a pasajero de taxi en Comayagüela

922

COMAYAGÜELA, HONDURAS. Una fuerte balacera que se registró la noche del martes dejó un hombre muerto y otro herido en la séptima avenida de Comayagüela, ciudad capital de Honduras.

El tiroteo se perpetró contra los ocupantes de un vehículo tipo taxi, con registro 2148, que permanecía estacionado en la zona. El hecho ocurrió próximo a las 8:00 de la noche.

Marcio Francisco Moncada, conductor, quedó lesionado tras recibir varios impactos de bala, por lo que se le trasladó al área de emergencia del Hospital Escuela (HE).

Mientras que su acompañante, Carlos Alberto Meza, falleció en la escena, cuyo cuerpo inerte quedó tendido sobre el asiento del copiloto.

Al lugar llegó tiempo más tarde la Policía Nacional, que procedió a forjar un perímetro con cinta fosforescente. Además, un equipo especializado examinó el área en búsqueda de pruebas periciales con el propósito de dilucidar los detalles del crimen.

El equipo de Medicina Forense arribó más tarde y llevó a cabo el levantamiento cadavérico.

De igual interés: ¡Desconsolado! Frente a Medicina Forense, padre reclama a violador de su hija

Cronología del hecho

Una cámara de seguridad en el sector captó todo lo que ocurrió. El video provisto comienza alrededor de las 7:48 de la noche, momento en el que se observa un tránsito regular de personas.

Instantes después, se avizora cómo se aproxima un carro blanco desde la calle principal, mismo que se estaciona frente a una vivienda. De manera específica, se trata de un taxi.

Justo frente a ese automotor, dos lugareños conversan por algunos segundos. Luego, ambos se apartan y toman su propio rumbo; uno de ellos también conduce un taxi, por lo que se dirige hacia su unidad.

A mitad de camino, por un motivo aún desconocido, se detiene y voltea en dirección del taxi. Luego, gira nuevamente su cabeza y avanza en dirección a su auto. En ese preciso momento, se escucha la sirena de un vehículo que se aproxima.

Parecía el sonido de una patrulla policial; empero, cuando el carro se acerca, se identifica que es uno tipo pick-up color blanco, al cual se le adaptó ese sonido y también luces distintivas de los cuerpos de seguridad nacional.

De repente, esa «paila» se detiene a la par del primer taxi en mención. Alguien abre la puerta del pasajero, y de inmediato, a segundos de las 7:50 de la noche, se desata una fuerte ráfaga de disparos.

Ese tiroteo duró unos ocho segundos, mientras los vecinos que permanecían en las afueras corren despavoridos en búsqueda de algún refugio. El pick-up del cual se disparó en múltiples ocasiones, huye de manera súbita, siendo audible incluso una fuerte fricción de sus llantas.

Una vez acabada la atroz situación, se escucha por varios segundos cómo alguien llora sin cesar, aparentemente por lo que recién se vivió.