La jornada 7 del torneo Clausura de Honduras dejó una de las imágenes más tristes en lo que va del campeonato, luego que estuvo en peligro la integridad física del árbitro Melvin Matamoros, uno de los mejores del país.

Ocurrió el domingo tras el empate 1-1 entre el local, Juticalpa FC, y Lobos de la UPNFM. Al término del encuentro miembros de la utilería del club olanchano intentaron agredir a la cuarteta arbitral, liderada por Matamoros.

El motivo de este intento de golpiza fue que los de Juticalpa, de acuerdo a su criterio, consideraron que el árbitro los perjudicó a lo largo de los 90 minutos, motivo por el cual no pudieron llevarse los tres puntos.

Una tragedia y vergüenza internacional para Honduras fue evitada por la Policía Nacional, que intervino inmediatamente para evitar que los dos agresores de Juticalpa hicieran contacto con Matamoros y compañía, quienes se refugiaron en su camerino hasta que hubo condiciones para abandonar en estadio Juan Ramón Brevé Vargas.

Vídeo cortesía David García Márquez