Víctima de parricidio en Yoro: universitario ejemplar, humilde y servicial

Con tan solo 21 años estaba a punto de graduarse.

562

YORO. La tragedia familiar que terminó en parricidio en Yoro, ha conmocionado a cientos de ciudadanos; un hijo fallecido, un padre luchando por sobrevivir y una madre hecha pedazos por la situación.

Daniel Eduardo Acosta de 21 años de edad, estudiante universitario ejemplar de Agronomía en la Universidad de San Pedro Sula (USAP), perdió la vida este día luego de que su propio padre le disparara accidentalmente.

Pero, ¿quién era Daniel? Sus amigos lo han catalogado como un joven tranquilo, que no buscaba problemas con nadie. A su corta edad, estaba a unos pocos pasos de graduarse de Ingeniero Agrónomo.

«Está de luto la facultad de Agronomía. Se nos fue un buen compañero, gran amigo y ser humano, que en paz descanse, pirruña. Siempre lo recordaremos», comentaba un compañero de Daniel.

Pocas horas después de su muerte, la cantidad de muestras de cariño en su página de perfil han sido muchas. Colegas de facultad, amigos y familiares todavía no pueden creer que este joven carismático perdiera la vida.

Nota relacionada: Parricidio en El Negrito: Hijo habría muerto por evitar suicidio de su padre

Uno de sus mejores amigos, lo calificó como un hombre humilde, servicial y siempre preocupado por sus seres queridos.

Según cuenta su compañero y amigo de universidad, le quedaban seis clases para graduarse. Asimismo, tuvieron el privilegio de compartir tres años de clases juntos.

«La última vez que hablé con él fue anoche. Me llamó para preguntarme como me iba en mi práctica», agregó. Un joven bastante bromista, alegre y buen estudiante, características que definen la personalidad de Daniel.

«Lo molestábamos porque ya iba a graduarse y aún no había metido Español, que es una de las primeras clases. Le decíamos: ‘vos sos nuevo en la carrera’ y él solo se reía», agregó su amigo más cercano.

Mensajes de parte de sus amigos:

«Hasta el cielo te mando un abrazo, mi colega. Personas como tú duelen y duelen eternamente. Crecimos juntos, jugamos y estudiamos juntos gran parte de nuestras vidas y ahora no creo que te me adelantaste. Dios te tenga en su santa gloria, brother. Un abrazo, hasta luego».

«Te nos adelantaste mi hermano, apagaron la luz de tu vida. Dios recibe un ángel. Hoy muchos lloran tu partida, campeón. Descansa en paz, mi hermano».

«Hermano que Dios te reciba con los brazos abiertos en el cielo. Gracias por todas esas bromas y buen carisma que te representaba, se te va a extrañar. Hasta pronto, mi hermano».

«Te vamos a extrañar. Muchas gracias por hacernos reír, molestarnos y dejarnos muchísimos recuerdos y anécdotas. Es muy triste saber de tu partida, Danielito. Hasta pronto, descansa en paz».

Otra nota: Parricidio en El Negrito: padre le dispara a su hijo y trata de suicidarse

«Hermanitooo, ¡¡cuánta falta nos harás en los pasillos, en las clases de la universidad!! Siempre en nuestros corazones Daniel Eduardo Acosta, un abrazo hasta el cielo. Dios te tiene en un mejor lugar. Te queremos hermano».

«Daniel Eduardo Acosta, mi hermano, amigo, vecino, cuñado, fuiste una gran persona con nosotros. Saber lo que te ocurrió me lleno el alma de tristeza puesto que vos fuiste y serás un miembro de nuestra familia. Espero que donde estés, estés con Dios. Te recordaremos con amor, hermano. Descansa en paz».

«Dios te tenga en su santa gloria, Dani. Una estrella comenzará a brillar en lo más alto del cielo».

«En paz descanse, amigo. Gracias a Dios que nos permitió convivir con vos».

Parricidio en Yoro

Información que manejan sus conocidos indica que su padre y madre sostenían una fuerte discusión a primeras horas de la mañana. Al parecer, su progenitor quería quitarse la vida y ya estaba con arma en mano.

Tras escuchar los gritos, se despertó y corrió para impedirlo. En medio del forcejeo con su padre, el arma de fuego se disparó y la bala le impactó el cuello.

Rápidamente se desangró y su padre, al verlo, se dio un disparo en la cabeza. Sin embargo, se mantiene en sala de emergencias en el Hospital Mario Catarino Rivas en San Pedro Sula.

Su padre, identificado como Lucio Acosta de 40 años de edad, se encuentra grave. Los doctores mantienen su «pronóstico reservado» con respecto a su salud.