Vicepresidente de la CCIT: «Covid-19 matará a la empresa privada»

239
Empresa Privada
Empresarios se encuentran muy molestos con el SAR por recientes acciones que, según ellos, les perjudican.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Por no tomarse las medidas fiscales correspondientes, el Covid-19 matará a la empresa privada, aseguró el vice-presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), Daniel Fortín.

«Lo que en Honduras habrá serán muertos si no se toman las medidas necesarias, porque se buscaban medidas fiscales efectivas para pagar planillas, servicios básicos y demás. Las medidas aprobadas no sirven de nada», indicó el empresario en una entrevista brindada a una radio del país.

Según el empresario, existen dos personas que son las que se están enfermando en el país: las naturales y las jurídicas. «A las personas naturales se les están dando antibióticos, pero a las jurídicas, es decir, a las empresas, nadie les da medicinas traducidas en alivio económico, morirán», subrayó Fortín.

Lea también: Capa de humo cubre a Tegucigalpa; incendios son la principal causa

Empresa privada molestos con el SAR

La semana anterior, organizaciones representantes de la empresa privada mostraron su disconformidad con el Servicio de Administración de Rentas, SAR, por diversos motivos. Incluyendo el descuento del 8.5%.

A su vez, el empresario contó cómo recibió la noticia de que el SAR enviara a sus empleados a realizar cobros, entre otros asuntos, a los obligados tributarios en horas fuera de lo permitido por el gobierno.

«Nos sorprendió enormemente la pretensión del SAR de sacar a su personal en días y horas inhábiles en medio de pandemia por covid-19, obviando el llamado del gobierno a quedarse en casa», indicó.

«El SAR no esta autorizada para regular precios sino solo verificar facturas, tampoco es correcto decir que colaborará en las investigaciones del Ministerio Público», dejó claro el directivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

En busca de una salida a la crisis, Fortín se mostró optimista y aseguró que la situación en Honduras puede mejorar «solo si las personas que dirigen el país convocan a un diálogo sincero, con el corazón en la mano y Honduras en la mesa, sin que hayan ganadores y vencidos», cerró.