«Café sobre ruedas», el ingenioso emprendimiento de dos comunicadores

612
Coffegraphy
Los hondureños llegan a los sitios donde los invitan y ahí se instalan para vender sus productos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Por la crisis económica que ha generado la pandemia de la COVID-19, son muchos los hondureños que han decidido reinventarse y buscar nuevas maneras de ganar dinero. El emprendimiento se ha visto en cada uno de los rincones del país cinco estrellas.

Jorge Cabrera y Fredy Omar Rodríguez, dos profesionales de la fotografía, ante la escasez de trabajo en su rubro, decidieron emprender y hoy son los dueños de uno de lo mejores cafés que se puede disfrutar en la capital.

Su negocio es sobre ruedas en un bus Volkswagen del año 90, acondicionado para atender en cualquier esquina de la ciudad y atender como reyes, a los amantes del aromático.

“Coffegraphy”

El café rodante del dúo de «fotoperiodistas» es identificado con el nombre de “Coffegraphy” y llega a todos los lugares donde los inviten para ofrecer las bebidas calientes de Latte, Capuchino, Chocolate Caliente, Café Negro y Americano.

Al llegar, estacionan el vehículo clásico en un lugar estratégico y sacan la máquina para preparar las bebidas calientes, así como las sillas y mesas para la comodidad de los clientes.

Lea también: HISTORIA HUMANA| Don Manuel, la pandemia le arrebató sus dos trabajos y le dejó hambre

Carrera profesional

Según Magazine HN, Fredy Omar laboró como fotógrafo en un periódico impreso, mientras que Jorge, fungió como corresponsal de la agencia internacional Reuters.

“La idea de tener mi negocio de café siempre estuvo en mi mente y por fin lo logré”, contó Jorge, mientras Fredy Omar, entre risas, agregó que comenzó a trabajar con su compañero de profesión “cuando él me acepto, ja, ja, ja…”

Jorge aclaró que “nosotros seguimos siendo prensa gráfica. Somos freelance, lo que nos permite tener más tiempo libre y movernos con mayor tranquilidad en la ciudad. Como hay tiempo libre hay que darle a otra cosa y hacer plata”.

El ingenio de usar un Volkswagen

Jorge confesó que en un taller de Tegucigalpa compró el Volkswagen año 90. Posteriormente, le realizó una buena inversión para acondicionarlo y adaptarlo como un restaurante café de cuatro ruedas, relató.

Jorge reveló que “llevaba años con la idea de tener una cafetería, pero con eso de los alquileres caros, al final compré el bus, lo restauré y allí empezamos”.

Agrega que “ya la pandemia no permite andar alquilando, perdés tu plata, te cierran la ciudad, entonces moviéndose se hace más que quedándose estático”.

Ante la interrogante de cómo va el negocio, Jorge dice que con mucha confianza: “Allí estamos dándole guerra y agendando nuestros movimientos porque no tenemos puntos fijos”.

Recorren la capital

Los jóvenes emprendedores manejan una agenda de los lugares que pueden visitar, pero donde los inviten allí van. Además enfatizaron que en el cumplimiento de las medidas de bioseguridad que exigen las autoridades sanitarias.

Los comunicadores mencionaron que seguirán recorriendo las principales avenidas de la capital o llegarán donde los inviten, pues están convencidos que “el que no se toma una tacita de café en la mañana, va mal al trabajo”.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.