HONDURAS. Luego de poco más de una mes desde que la tormenta tropical Eta dejó destruido el Valle de Sula, la zona más productiva del país, las secuelas de su furioso paso aún permanecen.

Pero no solo fue Eta, pues cuando los ciudadanos recién comenzaban a lavar sus casas y las municipalidades se encargaban de hacer lo propio en las calles, llegó la tormenta tropical Iota, la cual destruyó lo poco que se había salvado una semana atrás.

Posteriormente, un frente frío provocó fuertes precipitaciones en la zona occidental de Honduras, lo que provocó que los ríos Ulúa y Chamelecón aumentaran otra vez su nivel y causaran la tercera inundación del mes en varios sectores.

Actualmente, tanto ciudadanos como autoridades trabajan arduamente para reactivarse. Por supuesto, cada colonia tiene su propia realidad, pues no todas fueron afectadas de la misma manera. Mientras que algunas ya lucen bonitas de nuevo, en otras parece que los fenómenos naturales ocurrieron ayer.

Así avanza la limpieza

La Lima

La Lima, sin duda, es uno de los sitios más golpeados del Valle de Sula, y no solo por una, ni dos, ni tres, sino por cuatro inundaciones.

En el centro de la ciudad, la economía ya está reactivándose. Locales de mercado, restaurantes, farmacias, panaderías y hasta algunos bancos ya están abiertos. Al mismo tiempo, los residentes avanzan en la tarea de limpieza de sus casas, cada quien como puede.

En el sector conocido como Lima Nueva, «Yo miré una volquetas el sábado, pero el domingo todo estaba igual, al menos por mi barrio. Pero sí mire que llevaban lodo y basura a tirarla ahí donde era el basurero antes», dijo Javier Vega, refiriéndose a los trabajos realizados por el gobierno central y la alcaldía municipal.

Calles de la residencial Oro Verde, de La Lima.

De su lado, vecinos de la residencial Oro Verde, que fue una de las primeras en inundarse, decidieron pagar a trabajadores particulares para que les ayudaran, con maquinaria pesada, a sacar el lodo de sus calles. «Nosotros, como vecinos, pagamos para que nos vinieran a limpiar», aseveró Rigoberto Reyes.

No obstante, en contraparte, los pobladores de la colonia Sitraterco dicen sentirse molestos, porque luego de varias semanas, la basura todavía sigue tirada en las calles y hay agua estancada.

Colonia Sitraterco de La Lima, Cortés.
Sector Planeta y Rivera Hernández

Las colonias Planeta, Céleo Gonzáles, La Central, Palmeras, Cerrito Lindo y Kitur están juntas, y en referidos sectores, la limpieza de calles y pasajes había iniciado desde antes de Iota.

Actualmente, el agua ya bajó en todos los sitios, pero hay partes en donde aún permanece una profunda capa de lodo. No obstante, de lunes a sábado, personal de la Alcaldía Municipal de San Pedro Sula llega a las colonias para encargarse del sedimento acumulado.

Incluso, la mayoría de sectores ya cuenta con servicio de energía eléctrica y agua potable, y de hecho, hay residentes que ya volvieron a sus hogares.

«Nosotros regresaron hace una semana, luego de un mes fuera. Al principio no nos daba gusto estar aquí, porque el pasaje esta lleno de lodo, pero ahora ya quedó limpio«, comentó Lily Flores.

Personal de la Alcaldía de SPS en la colonia Céleo Gonzáles | Foto de la Alcaldía de SPS
Chamelecón

Otro sector que prácticamente fue arrasado por las tormentas es Chamelecón, en donde, debido a que hay muchísimas calles de tierra, automóviles pequeños tienen dificultades para transitar.

En Chamelecón aún hay bastante lodo que sacar, afirman los vecinos, principalmente en la colonia Las Casitas. Pero, de igual manera, aunque el trabajo es un poco más arduo, residentes y personal de apoyo se esfuerzan para dejar pulcra cada colonia.

Precisamente hoy se reactivó el transporte público que va desde Chamelecón hacia el centro de San Pedro Sula, lo cual es una evidencia de que la situación está mejorando.

«Sí están limpiando, pero lentamente, porque la entrada principal de la colonia Sabillón Cruz  todavía no lo habilitan y tienen más de una semana. Está en pésimas condiciones y no la han venido a arreglar», denunció Hilda Portillo, vecina que ya se está quedando de nuevo en su hogar.

Así lucen algunas calles de Chamelecón.
Potrerillos

Por otro lado, el municipio de Potrerillos, a la fecha, aún sigue bajo el agua. Por tal razón, la alcaldesa Aracely Pavón dio a conocer que en la parte baja del casco urbano, compuesto por los barrios Morazán, Suyapa, Cabañas, Pedregal y Canadá, es imposible comenzar con las labores de limpieza por parte de la alcaldía.