Valle de Ángeles: niño muere al caerle un carro mientras recogía juguete

354
Niño Valle de Ángeles
Un menor de 6 años de edad perdió su vida en un fatal accidente en Valle de Ángeles.

VALLE DE ÁNGELES, FRANCISCO MORAZÁN. Un menor de 6 años de edad perdió la vida tras un accidente la noche del pasado miércoles, luego que un «carro abandonado» le cayera encima.

El pequeño se aprestaba a recoger un juguete debajo del abandonado automotor. Esto, en la aldea de «Paso del Ganado» en el municipio de Valle de Ángeles, departamento de Francisco Morazán.

Terrible hecho

El menor fue identificado por sus familiares como Ángel Colindres Canales. Este se encontraba jugando como normalmente lo hacía, cuando de repente uno de sus juguetes se fue abajo de un carro y al querer sacarlo, el vehículo le cayó encima.

Luego de darse cuenta de lo que había sucedido, su progenitora lo trasladó de inmediato a un centro asistencial de la zona. Pero al llegar, ya no presentaba signos vitales.

La madre del menor relató que su niño se metió en la parte de abajo del abandonado vehículo a recoger un juguete, cuando de repente se dio vuelta. «No sabemos cómo el carro se cayó y mi hijo quedó atrapado». Asimismo, comentó que Ángel era un niño muy inteligente.

El pequeño Ángel fue auxiliado por su madre y hermanito de 8 años de edad. Los que de manera inmediata lo llevaron a una clínica en Valle de Ángeles, pero falleció en el trayecto.

Lea también: Incendio consume empacadora de mariscos en Guanaja; con baldes intentan apagarlo

Otros sucesos en el país

Fallece fundador del primer mariachi de SPS; le cantó a José Alfredo Jiménez

Por otro lado, Gilberto Miralda Andino, uno de los pioneros de los grupos rancheros que cantaban por las tranquilas calles de San Pedro Sula, allá por los años 70, falleció el pasado 9 de agosto de muerte natural a los 76 años, en Estados Unidos, pero, «El negro», como era conocido, será sepultado este día en su ciudad natal de El Progreso.

Gilberto Miralda, quien nació un 18 de abril de 1944, se dio a conocer cuando cantaba en el recordado grupo Los Norteños. Él y varios compañeros dieron vida a ese grupo que cantó centenares de serenatas a reconocidas familias sampedranas.

“El Negro” cautivó y era admirado por su potente voz y porque no había melodía ranchera que no conociera e interpretara. “En San Pedro Sula no había nadie con el repertorio musical de mi papá. Era rara la canción que no supiera en el género musical ranchero de los años 50-90”, recuerda Alex, uno de sus 13 hijos.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre #COVID19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.