31.2 C
San Pedro Sula
jueves, febrero 2, 2023

Vallas y “mopis” publicitarios: negocio, contaminación y peligro

Debes leer

CORTÉS, HONDURAS. Las vallas y “mopis” publicitarios se han vuelto un elemento muy común en las principales ciudades de Honduras, donde las grandes empresas anuncian en estos espacios productos y servicios mediante ellas, sin embargo, son un negocio redondo para las empresas que las fabrican y un peligro inminente para los conductores que transitan donde está colocadas.

Las compañías tratan de mostrar lo que quieren vender a través de esta publicidad visual, pero llega un momento en la que se convierte en un serio contaminante a la vista.

Este aspecto depende de donde esté ubicada, porque quienes las comercializan siempre buscan que se vean en sitios muy transitados y visibles, de manera que más personas lo aprecien. Pero, la misma valla y también el “mopi” puede ser bien colocado en sitios donde no cause ningún tipo de peligro a las personas.

Negociazo

Sus propietarios tienen en sus manos un negocio bastante eficiente. Día a día son más las empresas que solicitan de sus servicios y esto queda más que evidenciado al transitar por cualquier calle o avenida.

Pero, ¿cada una de ellas estará pagando por el espacio que ocupa conforme a la ley y los tributos que indican las municipalidades? Los planes de arbitrios indican que por cada valla y cada “mopi” tiene que haber una propia declaración.

Las alcaldías municipales están en la potestad de regular la colocación de vallas publicitarias a los largo y ancho de las ciudades y en su defecto de los municipios. El pago de impuestos es por cada una de ellas puesta dentro del territorio del municipio, pero ¿las empresas pagan a cabalidad los impuestos por cada una de ellas? ¿o será que lo hacen al 2×1?.

La duda anterior surge a raíz de la enorme cantidad de vallas que hay colocadas en las principales ciudades; haciendo cálculos surge la duda si ¿las empresas publicitarias tienen la capacidad o la “obligación de tributar por tantas?

Y qué hablar de la contaminación a la vista, ya que gran parte de accidentes viales surgen por que el conductor no se asegura de que este obstáculo está puesto en la carretera.

El artículo 152 de la Ley de Municipalidades de Honduras enuncia una serie de servicios que los gobiernos locales regulan en la comunidad. Uno de sus artículos hace referencia a la colocación de rótulos y vallas publicitarias. Es decir que desde los municipios se controla la colocación de este tipo de publicidad en los espacios comunitarios.

Contaminación visual, que genera provecho de las empresas

Héctor Kattán, licenciado en Administración de Empresas y candidato a regidor de la Alcaldía de San Pedro Sula, conversó con TIEMPO Digital y dijo que, conforme a su conocimiento y experiencia, en la ciudad industrial de Honduras no se está respetando la normativa establecida en el Plan de Arbitrios para la autorización de vallas publicitarias.

“Hay un descontrol total, un desbordado número de vallas en la vía pública de San Pedro Sula y la misma unidad de Movilidad Urbana es partícipe del desorden. Por ejemplo, en el Plan de Arbitrios se establece que los paraderos deben tener sólo una estructura publicitaria, pero vemos que en la actualidad hay hasta dos, y así se contribuye a una contaminación visual tremenda”, comenzó diciendo.

Otra situación que ocurre en San Pedro Sula es que las vallas publicitarias y rótulos están muy cerca una de la otra, a pesar de que la ley municipal ya establece cuál es la distancia mínima que debe existir entre cada una de ellas.

“Se ha permitido la sobresaturación de publicidad a menos de 30 y 40 metros. Las empresas no pueden alegar ignorancia de la ley, y es algo que debe ser investigado por la Fiscalía de la Corrupción. Están pagando por una estructura, pero ponen dos, entonces, están obteniendo doble ganancia”, explicó.

Y así es como, según lo pronunciado por Kattán, las empresas de publicidad generan dinero extra a costillas de la ciudad, no contribuyendo lo que corresponde con la Municipalidad y, por tanto, con los sampedranos.

Así afectan las vallas a la contaminación visual a transeúntes y conductores

Por si fuese poco, hay varios peligros a los que cada ciudadano se enfrenta día con día producto de la contaminación visual que genera el sin fin de vallas colocadas en San Pedro Sula.

Las vallas publicitarias en las aceras hacen que los peatones tengan que desviarse hacia la carretera, arriesgándose a que un automóvil los atropelle. En tanto, las que están a boca de calle, dificultan la visibilidad de los conductores en cada intercepción. “Esto ha ocasionado varios accidentes, que, a su vez, puede provocar la lesión o muerte de una persona”, sostuvo el entrevistado.

Y por otro lado están las vallas unipolares, las cuales, en años anteriores, se han desplomado y causado daños a varios vehículos. En San Pedro Sula están prohibidos este tipo de rótulo sobre las gasolineras, sin embargo, lo están, agregó Kattán.

Antecedentes: compañía PubliMóvil

El martes 11 de septiembre de 2018, más de cinco horas de lluvia causaron estragos en la capital industrial, y consecuentemente, el colapso de dos vallas publicitarias que dejaron vehículos dañados y una persona herida.

Este acontecimiento permite cuestionarse si los ciudadanos están seguros transitando por una ciudad “plagada” de estas estructuras que sin darse cuenta pueden convertirse en una amenaza aérea.

Las dos estructuras que colapsaron en esa ocasión pertenecían al Grupo PubliMóvil, y aunque reporteros de TIEMPO Digital trataron de contactar a su gerente para obtener declaraciones de su parte, esto no fue posible.

Luego de múltiples llamadas a sus oficinas y hasta una visita personal sin respuesta, las autoridades de la empresa se negaron a hablar sobre el incidente suscitado en 2018.

De la misma manera, se contactó a la Municipalidad de San Pedro Sula para conocer sobre las regulaciones, multas y sanciones, obtención de permisos, requisitos, investigación de los incidentes y leyes actuales en la utilización de las vallas publicitarias.

Colapso de las vallas, un total peligro para las personas

Uno de los rótulos de PubliMóvil estaba sobre una gasolinera en San Pedro Sula, y colapsó, tal como lo ejemplificó Héctor Kattán.

La primera valla colapsó en la Avenida Juan Pablo II, frente a la gasolinera PUMA. El levantamiento de la estructura concluyó a la 1:00 a.m. del miércoles 12 de septiembre del 2018.

Asimismo, la segunda valla colapsó tan solo una cuadra y media después, justo al lado de Frío Partes. El levantamiento no se había completado el miércoles en horas de la tarde.

Ambos acontecimientos dejaron en evidencia el peligro que representan estas vallas en la calle, y más aún por la cercanía en que colocan la una de la otra.

Por otro lado, exactamente en la salida a La Lima, una valla publicitaria estuvo a punto de caer sobre el negocio de alimentos Taco Pollo.

Un riesgo que se encuentra en el aire

Pero más allá de que la publicidad excesiva puede echar a perder un bonito paisaje, según la Oficina Técnica de Prevención y Seguridad Contra Incendios, (OTPSCI), los rótulos que funcionan con energía eléctrica y constituyen un tremendo peligro para los ciudadanos, pues, si las instalaciones no están correctas, pueden hacer corto circuito y prenderse fuego.

Y por otro lado, el capitán Jorge Turcios, miembro del Benemérito Cuerpo de Bomberos, dio a conocer a través de TIEMPO Digital que, si su estructura de las vallas no es firme, éstas de pueden venir abajo y ocasionar accidentes y lesiones.

“Nosotros (bomberos) tenemos que hacer una inspección de riesgo, ver qué cables se están usando y de dónde están tomando la energía eléctrica, porque a veces un mal cableado puede provocar un siniestro. Es importante que, en cuanto a la altura, los rótulos no estén muy cercanos a líneas de alta tensión. El mayor peligro es cuando llueve”, dijo capitán Turcios.

Los bomberos lo llaman “prevención humana” y antes de instalar cualquier valla publicitaria, se les debería pedir recomendaciones para hacerlo de manera correcta, dijo el capitán. Al mismo tiempo, lamentó que “esas cosas las instalan y nadie nos viene a pedir una opinión al respecto, sólo amanece el rótulo ahí, en la mañana”.

“Hemos atendido, por ejemplo, emergencias por rótulos que están tirando chispas, o rótulos que están por caerse, porque no están bien firmes, su estructura es débil, mal asegurados al momento de la instalación”, agregó.

Solicitud de construcción; Alcaldía habla

Posteriormente, TIEMPO dialogó con Roldán Estévez, encargado de Control de Publicidad de San Pedro Sula, a quien se le consultó cómo es que la Alcaldía Municipal concede o niega un permiso de instalación de estructuras de publicidad.

“Se regulan a través de la normativa del Plan de Arbitrios. Está establecido un mapa de saturación en las diferentes zonas de la ciudad. Se indica por color cuáles áreas no son factibles y cuáles sí son factibles para vallas publicitarias en específico o rótulos mayores”, contestó él.

La normativa indica, según Estévez, que las instalaciones se pueden hacer sólo en propiedades privadas, es decir, solares, edificios o casas. Sin embargo, “lo que no está permitido es la instalación de publicidad en la vía pública, excepto paradas de buses y basureros”.

Y el protocolo para instalar publicidad es, primero, enviar una solicitud formal por parte del representante legal de la empresa, tener solvencia municipal, presentar los planos de la valla a instalar, certificados estructuralmente por un ingeniero colegiado.

“Las vallas tienen que tener seguro de daños a terceros. Deben contar con la autorización o contrato de arrendamiento del dueño del inmueble donde será instalada, y también un documento donde la empresa se hace responsable de cualquier daño o fatalidad causado por accidentes de dicha estructura”, concluyó.

La responsabilidad de regular la cantidad de vallas y “mopis” que se coloquen en la ciudad es de la Alcaldía Municipal. Al mismo tiempo, deben de constatar que sean en lugares que no representen un peligro y bajo los estándares de seguridad.

De igual manera, la municipalidad está en la obligación de constatar que el pago de tributos sea por cada una de las vallas colocadas, para así hacer que a las empresas a cumplan con sus deberes ante la ocupación de espacio en la ciudad.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido