Vacunan a hondureña en España: relata cómo vio morir a más de 30 ancianos

329
Vacunan hondureña España
La catracha asegura que vacunarse es una de las mejores decisiones que ha tomado.

HONDURAS. La vacunación masiva contra el COVID-19 continúa a nivel mundial, y algunos hondureños ya han recibido la dosis, tal es el caso de Berta Ortíz, quien labora en una residencia de ancianos de Girona, España.

Berta, al formar parte del personal de primera línea de batalla contra el COVID-19, fue de las primeras en inmunizarse en España y así reducir su riesgo de contagio. «Ya me aplicaron las dosis (2) de la vacuna. Sólo he tenido dolor de cabeza y fiebre leves, nada extraño”, aseguró la catracha.

La compatriota recibió la vacuna antiCOVID de la farmacéutica Pfizer BioNTech con un intervalo de 20 días de diferencia.

Lea además: «Mañana mismo» inicia vacunación y funcionarios serán los últimos, dice canciller 

Un privilegio recibir la dosis

Berta Ortiz es originaria del departamento de Choluteca, pero hace algunos años se fue a vivir y trabajar a España. Aún es la única que ha sido vacunada de su casa, por lo que mantiene las medidas de bioseguridad. “Me siento privilegiada por haber sido de las primeras hondureñas vacunadas en España”, dijo la catracha.

Antes de que Berta recibiera su vacuna, junto a otros 65 empleados, se sometió a un proceso de inducción por parte de las autoridades para despejar sus dudas. Durante la capacitación se les dio a conocer en qué consiste la vacuna antiCOVID, sus ventajas, posibles reacciones post aplicación y qué cuidados hay que tener.

El día de la vacunación, Berta y sus compañeros se reunieron en la residencia, y en cuestión de horas, todos estaban inmunizados, incluyendo los ancianos que cuidan.

Recomendaciones post vacuna

El médico a cargo de la vacunación les recomendó tomar paracetamol en caso de que aparecieran molestias, como ocurrió con Berta.

Al día siguiente de recibir su vacuna, los familiares y amigos de Berta tenían mucha curiosidad y no hicieron esperar las preguntas. Le consultaron si se sentía mal, si había tenido alguna reacción extraña, pero contestó: «¡Sobreviví y estoy para el rato!».

«Al inicio tenía dudas, por todo lo que se ha dicho sobre la vacuna, pero doy gracias a Dios porque ya estoy vacunada. No sentí nada raro y seguiré cuidándome, porque hasta que el 90 % de la población se inmunice, podremos dejar de usar mascarilla», recordó.

Martirio de la pandemia del COVID-19

Berta Ortíz llegó a tierras españolas hace 11 años, y hace 36 meses comenzó laborar en la residencia de adultos mayores, lo que en Honduras se conoce como asilo de ancianos.

Con la llegada de la pandemia del COVID-19, todo se volvió un martirio, puesto que tuvo que adaptarse a una nueva metodología de trabajo: pruebas PCR cada 15 días, pruebas rápidas cada semana, estricto control de las medidas de bioseguridad, traje completo para no contagiarse y demás implementos.

Gracias al cumplimiento de todo este protocolo la catracha nunca se contagió de COVID-19, a pesar que en el hogar fallecieron más de 30 ancianos. “Fue devastador ver morir uno tras otro, es lo más duro que he vivido en la pandemia”, expresó Berta.

Berta recomienda vacunarse

Berta comentó, “sí, sin duda alguna la recomiendo. A todas las personas, con las que tengo la oportunidad de conversar, les digo que se animen a vacunarse, que lo hagan lo más rápido que puedan y que no tengan miedo”.

Además, la catracha manda el siguiente mensaje a la comunidad hondureña, fuera y dentro del país:

“Paisanos, el COVID-19 es real, he sido testigo de varias muertes por esa enfermedad. ¡Por favor, usen mascarilla, mantengan distancia y no se confíen! Si no les ha tocado convivir con el virus, den gracias a Dios, pero no esperen hasta que les toque para actuar. Si salen, que sea únicamente para algo necesario, piensen en sus familias y no se arriesguen”.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.