Utila: inicia temporada de anidación de las tortugas marinas

250
Tortugas
Imagen de referencia | Tortuga marina poniendo huevos.

ISLAS DE LA BAHÍA. Ya arrancó la su temporada de anidación en las diferentes playas de Utila, es decir, el momento en que las tortugas marinas llegan a las costas y ponen sus huevos para luego regresar al mar.

Bay Islands Conservation Association Utila, y otras organizaciones dedicadas a la conservación de la naturaleza, identificó los primeros nidos de tortuga, y esto marcó junio como inicio de la temporada de anidación.

Gracias a la cuarentena, las tortugas podrán depositar sus huevos sin ser maltratadas o sentirme intimidadas por algunos nativos isleños.

Cabe señalar que las tortugas no suelen tener un ciclo de anidación anual, sino que se reproducen normalmente cada 2-3 años. En algunos casos, el período entre temporadas de reproducción es mayor.

El proceso de anidación se puede dividir en varias fases, según tortugasmarinasespana.org.
  1. Aproximación a la playa: la tortuga permanece en aguas someras durante un tiempo variable mirando la playa. Si se siente amenazada, puede volver mar adentro.
  2. Ascenso: la tortuga avanza por la playa, realizando cortas pausas que aprovecha para observar los alrededores. El movimiento de las aletas es síncrono, pero alterno, de modo que la aleta delantera derecha se mueve al tiempo que la aleta trasera izquierda, dejando un rastro característico.
  3. Deambulación: la hembra puede deambular distancias considerables antes de anidar o de volver al mar sin instalar el nido.
  4. Excavación de la cama primaria (body pit): excavación poco profunda, dejando sobresalir el caparazón sobre el nivel de playa. Es excavada en 6 – 10 minutos aproximadamente con las aletas posteriores en movimientos alternos, pudiendo también limpiar o empujar arena con las aletas delanteras.
  5. Excavación de la cámara de huevos: crea una cámara en forma de matraz o vasija en profundidad por las aletas posteriores, de forma alterna. Las aletas anteriores las utilizan como anclaje, pudiendo emplearlas para empujarse hacia atrás y conseguir mayor inclinación. Durante el proceso puede tomar varios descansos. Si la hembra es molestada durante este proceso, puede abortar y no terminar el nido ni poner los huevos, volviendo al mar.
  6. Puesta: los huevos son depositados en la cámara de uno en uno o en grupos de dos o tres, generalmente cubiertos de una mucosidad transparente. Los huevos pueden ocupar entre el 50 y el 100% de la cámara. Una vez iniciado este proceso, la hembra finalizará el nido, aunque haya presencia de personas cerca.
  7. Cubrimiento y compactación de la cámara de huevos: tras poner los huevos, la hembra puede descansar unos minutos. La cámara es cubierta de arena por medio de movimientos de las rodillas y aletas posteriores, que también usa para compactarla ligeramente. Las aletas delanteras son usadas para estabilizar el cuerpo.
  8. Relleno de la cama primaria y ocultación del nido: las aletas delanteras esparcen arena hacia atrás al tiempo que la tortuga avanza lentamente, trasladando la cama hacia adelante y disimulando la ubicación real de la cámara. El resultado es una amplia área de arena removida. La mayoría de depredadores pueden detectar el nido varios días después de la puesta, por lo que algunos autores indican que su camuflaje pudiera ser algo secundario.
  9. Retorno al mar: tras terminar el relleno y observar la playa, la tortuga comienza el regreso al mar, que suele realizar rápidamente. Puede realizar breves pausas en el camino y en la orilla. Después de nadar algunos metros, se sumerge.

Las tortugas bebé

Las crías suelen emerger del nido durante la noche, generalmente todas de una sola vez, aunque se han registrado casos en que han emergido en sucesivas noches. Esto les permitiría pasar desapercibidos a los depredadores, que los detectarían fácilmente durante el día.

Una vez fuera del nido, se dirigen rápidamente hacia la orilla, orientados por la claridad que refleja el mar. La iluminación artificial en las playas de puesta puede causar su desorientación y que no lleguen a la orilla. Una vez en el agua, nadan de forma frenética durante horas para alejarse de la ribera. La longitud recta del caparazón de las crías se encuentra alrededor de los 4.5 centímetros, pesando cerca de 2 gramos.