UNESCO: Más de la mitad de latinoamericanos culminan la secundaria sin saber leer bien

410
El Instituto de Estadísticas de la UNESCO afirma que un gran porcentaje de latinoamericanos termina la secundaria con serias deficiencias.
El Instituto de Estadísticas de la UNESCO afirma que un gran porcentaje de latinoamericanos termina la secundaria con serias deficiencias.

Redacción. En América Latina, un joven debe completar más de una década de estudios formales para culminar la educación secundaria.

En muchos países, se trata de un paso importante que los jóvenes y sus padres celebran como un gran logro. Sin embargo, los días levantándose temprano, los desvelos, los gastos económicos y sacrificios no parecen estar dando el resultado esperado.

Más de la mitad de los jóvenes que concluyen la educación secundaria en América Latina y el Caribe, no alcanzan niveles de suficiencia en capacidad lectora. Así lo asegura el Instituto de Estadísticas de la UNESCO en un reciente informe.

Según el organismo adscrito a las Naciones Unidas para promover la educación, la ciencia y la cultura; en total hay 19 millones de adolescentes en esta situación.

De acuerdo al estudio, 36 por ciento de los niños y adolescentes no cuentan con niveles de lectura adecuados.

Asimismo, los resultados no son favorables cuando son evaluados en matemáticas. 52 por ciento de niños y jóvenes de América Latina y el Caribe no alcanzan las competencias básicas.

En ese sentido, la situación es significativamente peor en secundaria, donde el 62 por ciento de los jóvenes presentan deficiencias. En contraste, un 46 por ciento de los estudiantes de primaria están por debajo del promedio.

Irónicamente, América Latina y el Caribe aparecen como una de las regiones mejor posicionadas del mundo. No obstante, estos indicadores revelan grandes desafíos para el futuro.

Estudiantes con problemas de comprensión lectora

Norteamérica y Europa 14%

Este y sudeste asiático 31%

América Latina y el Caribe 36%

Asia occidental y norte de África 57%

África subsahariana 88%

También puedes leer: Feriado Morazánico: Una semana de vacaciones a estudiantes

Nuevo analfabetismo

La directora del Instituto de Estadísticas de la Unesco, Silvia Montoya, calificó el descubrimiento como una situación «dramática».

«Que niños no tengan competencias básicas cuando se trata de leer párrafos sencillos y extraer información de los mismos; yo lo consideraría como una nueva definición de analfabetismo«, apuntó.

«Carecer de comprensión lectora es una especie de discapacidad o de incapacidad para insertarse en la sociedad. Poder votar y entender las propuestas de los candidatos, entender los propios derechos y deberes como ciudadano. Me parece que afecta todas las dimensiones», agregó.

En ese sentido, la experta considera la lectura como la habilidad básica. Es decir, el cimiento sobre el cual se siguen construyendo las demás habilidades.

«Leer es indispensable para aprender. Sin esa competencia, estamos formando niños y adolescentes que van derecho a frustraciones personales, de integración social y laboral», advirtió.

Montoya destacó que en el mundo actual hay una sobreexposición a información presentada en distintas formas. Por ende, las personas deben ser capaces de extraer la información y juzgarla por si mismos.

Según Montoya, la problemática entorno a la formación académica que reciben los estudiantes obedece a una combinación de factores.

«Los niños están en el sistema educativo. Sin embargo, hay una incapacidad de la escuela para dotarles con un nivel de aprendizaje razonable para las circunstancias que demanda el mundo de hoy y de mañana», indicó.

Principales desafíos

Entre los principales obstáculos, menciona la falta de capacitación de los maestros para ocuparse de niños con determinadas características. Así como problemas de infraestructura, pérdida de días de clase por paros u otras causas.

Asimismo, explicó que influyen elementos relacionados con la propia situación socioeconómica de los estudiantes. «Pueden venir de hogares con menores ingresos o contar con un menor apoyo familiar», detalló.

«Hay una combinación de factores que puede variar en cada lugar. Evidentemente hay una falta de políticas específicas para ocuparse de esta problemática», recalcó Montoya.

Además agregó que se deben revisar los currículos educativos y la formación de los docentes. Esto para cerciorarse de que sean capaces de trabajar con niños que vienen de contextos sociales complicados, que cuenten con ambiente e infraestructura óptima, así como políticas sociales adecuadas.

«No hay manera de resolverlo si no hay una visión integral del sistema educativo», aseguró.

De igual modo, advirtió que hace falta la aplicación de pruebas de evaluación de la calidad educativa. La funcionaria lamentó que éstas no se aplican en la mitad de los países del mundo.

«Si no tenemos un sistema de evaluación serio, con credibilidad, tampoco se puede hacer mucho. La única manera que tienen los padres para reclamar es tener información», concluyó.