«Un delito de lesa humanidad»: Umaña sobre 250,000 pruebas dañadas

395
Pruebas
Presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de San Pedro Sula, Carlos Umaña.

«Un delito de lesa humanidad», no hay otra frase que describa mejor lo que ocurrió con las 250,000 pruebas PCR adquiridas por el Gobierno para la detección de Covid-19, según el presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de San Pedro Sula, Carlos Umaña.

«Como médicos consideramos que haberse arruinado 250,000 pruebas constituye un delito de lesa humanidad, ya que son una de las partes más estratégicas en el manejo de una pandemia«, dijo Umaña a TIEMPO Digital.

Y es que, así como él explicó, sin pruebas para detectar nuevos casos, es prácticamente imposible saber cómo se está comportando la curva epidemiológica, y basándose en resultados, tomar decisiones.

Las pruebas «Sirven para tomar acciones fundamentales, incluso de confinamiento para la población, ya que si no se tienen dichos datos, no se sabe cómo va el control de la pandemia,» advirtió.

Lea: Dos reconocidas empresas «bajo la lupa» por 250 mil pruebas PCR dañadas

Pero, ¿Qué es un delito de ‘lesa humanidad’?

La Real Academia Española (RAE) define leso/a como “Que ha recibido un daño o una ofensa”. Por tanto, se puede decir que se trata de aquellos delitos que dañan y son contra la humanidad y sus derechos humanos.

De su lado, el Diccionario del Español Jurídico es más concreto, y ofrece algunos ejemplos que pueden ayudarte a entenderlo mejor. Define el crimen de lesa humanidad como aquel “De especial gravedad, como el asesinato, el exterminio, la esclavitud, la deportación o el traslado forzoso de población, la privación grave de libertad o la tortura, que se comete como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque”.

250 mil pruebas arruinadas

Un total de 250. 000 pruebas para el diagnóstico de COVID-19 se arruinaron y permanecen embodegadas en Honduras, según se dio a conocer desde la noche del domingo.

La doctora Karla Pavón, jefa de Vigilancia y Virología de Salud lo admitió en primera instancia: se refirió a 100 mil pruebas PCR. Horas más tarde la Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H), comprador del cargamento, se pronunció y aclaró que eran más.

Además, la unidad de gestión brindó una breve cronología de la adquisición. En ese sentido, se desmarcó de responsabilidad, aduciendo que hubo un mal manejo por parte de la empresa de transporte.

Por tanto, las autoridades de INVEST-H estarían preparando un procedimiento legal en búsqueda de un reemplazo de la mercancía dañada.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre #COVID19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.