fbpx
Inicio Videos del Día Un adulto mayor muere por infarto tras golpiza de su esposa

Un adulto mayor muere por infarto tras golpiza de su esposa

616

REDACCIÓN. Un anciano fue agredido en la vía pública del centro de Florencia (Caquetá) ante la mirada morbosa de curiosos que no quisieron interceder.

Esta escena donde Libardo Osorio Sterling es atacado a golpes por su compañera sentimental, Yolanda Artunduaga.

El acto violento se presentó frente a la Alcaldía de Florencia. La pareja trataba de conciliar la custodia de sus hijos, y quedó registrada en varios videos.

La grabación generó indignación ya que decenas de personas se agruparon para observar la agresión. Pero nadie quiso intervenir para separarlos.

Por el contrario, se escucha a algunas personas que se burlan de la situación y animan a la mujer para que le siga pegando.

Si bien el hombre logra zafarse y ponerse en pie, minutos después se desploma. Además, es ingresado de emergencia a un hospital por un fuerte dolor en el pecho.

Lamentablemente, los médicos confirmaron que había muerto de “una causa natural” producto de un paro cardíaco.

Pese a este dictamen médico, los familiares piden investigar su muerte; ya que hay evidencias que demuestran que fue maltratado minutos antes del infarto.

Un anciano agredido en varias ocasiones por su esposa

Según se informó, esta fue otra de las tantas agresiones que Yolanda Artunduga, de aproximados 42 años, que le propinó a su pareja.

“Todo comenzó a mediados del 2001 cuando Libardo Osorio, tenía alrededor de 50 años y se enamoró perdidamente de Yolanda Artunduaga». Indican los medios de esa región.

Durante el tiempo de relación, agrega, la pareja tuvo una hija (ella ya tenía tres hijos) y Osorio Sterling la denunció ante Bienestar Familiar por los constantes maltratos.

Sin embargo a la mujer le habían quitado la custodia de los pequeños. También había sido internada en una clínica en la unidad de cuidados mentales.

“Todo el mundo especulaba que ella no lo quería, que solo le interesaba la jugosa pensión de la gobernación. Que él religiosamente cobraba cada mes y que en la mayoría de casos se entregaba para sus gastos, caprichos y posiblemente “admirador de turno”; cuando el dinero no alcanzaba para satisfacer sus caprichos, venía la pelea y por consiguiente la paliza (…)”, concluye el portal noticioso.

 

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido