«Un agente barbudo me bajó la ropa interior y me tocó»: niña hondureña migrante en EEUU

430

Honduras. La grave situación de abusos en contra de niños y niñas migrantes en Estados Unidos se ha revelado gracias a un informe presentado por NBC Newsse y MSNBC.

En dicha publicación ha salido a la luz una serie de insultos, tocamientos indebidos y maltratos a menores. Esto lo hicieron agentes fronterizos en la estación de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP – siglas en inglés) en Yuma, Arizona.

De tal forma, que son muchas las denuncias, entre ellas las condiciones insalubres y hacinamiento en centros de detención. Cabe mencionar que entre los afectados hay muchos hondureños. Tal es el caso de una joven de 15 años que relató lo vivido a merced de un «hombre barbudo».

LEA: Bachelet «horrorizada» por el trato de EEUU hacia los inmigrantes

La hondureña dijo que un agente «grande y barbudo metió las manos» en su brasier. Después le «bajó la ropa interior y la tocó en una supuesta revisión de rutina». Detalló que la acción ocurrió frente de otros agentes y migrantes.

Por ende, la adolescente se sintió «avergonzada cuando el oficial hablaba en inglés con otros oficiales y se reía”.

Por su parte, a otro niño originario de Honduras lo llamaban con términos ofensivos en español. Esto es un claro maltrato verbal. Otro, de 17 años, relató que los agentes los regañaban cuando se acercaban a una ventana. Por lo que los llamaban “p…” cuando les daban órdenes.

Responden autoridades estaounidenses

Estas historias han desatado un escándalo en el país del norte y otros que aborrecen el actuar de los agentes. Por lo tanto, el director interino de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), Ken Cuccinelli, habló con los medios denunciantes.

En ese sentido, afirmó que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está investigando la denuncia y que cualquiera involucrado sería despedido por causar daños a migrantes.

Son 30 casos calificados como «informes de incidentes significativos» que ocurrieron entre el 10 de abril y el 12 de junio. Fueron reportados por los administradores de casos del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que se encarga de atender a los niños después que dejan la custodia de la CBP.