Último adiós al periodista Wilson Herrera; conmovedor mensaje de su esposa

601
Wilson Herrera
Wilson Herrera perdió la vida el domingo por su supuesto paro cardíaco.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Este lunes, familiares le dieron el último adiós al destacado periodista de Radio América, Wilson Herrera, fallecido el domingo en horas de la mañana en su casa de habitación ubicada en la colonia La Fuente de Comayagüela.

Durante el desarrollo de la misa de cuerpo presente, varios arreglos florales se colocaron sobre el ataúd del periodista hondureño. Como se recordará, Herrera perdió la vida ayer, domingo, por un presunto paro cardíaco, según se informó a través de medios locales.

Se debe indicar que a las 10:00 a.m. de este lunes se desarrolló la misa de cuerpo presente en la iglesia San Pablo Apóstol. En la ceremonia, su madre lloró de forma desgarradora sobre su féretro.

En ese sentido, en el momento en que un sacerdote predicaba la palabra de Dios en la misa, familiares y amigos de Wilson tuvieron la oportunidad de recordar cómo era el joven comunicador. Sus parientes y allegados se unieron para decirle adiós.

Herrera, de 38 años, se desenvolvió profesionalmente como reportero en Radio Globo. Luego incursionó brevemente en el periodismo escrito siendo parte del staff de Diario EL HERALDO. Él cubría la fuente judicial. Posteriormente, se incorporó al equipo de prensa de Radio América donde laboraba al momento de su fallecimiento.

Le puede interesar: “El mejor y más confiable periodista”, desgarradoras palabras de la esposa de Wilson Herrera

Esposa de Wilson Herrera dedica conmovedor mensaje

Luego de la celebración de la misa de cuerpo presente, Wendy Fuentes, esposa del periodista, escribió en su cuenta personal de Facebook un conmovedor mensaje para él.

En dicho escrito expone su interminable dolor por la pérdida irreparable del amor de su vida. De ese modo, su mensaje que va hasta el cielo para su amado dice lo siguiente:

“Nadie entenderá lo que nosotros tampoco entendíamos. Nadie sabrá de nuestros juramentos y nuestros mayores secretos. Se lleva con Usted mis mayores temores. Y hoy frente a su cuerpo me doy cuenta que éramos más allá que una misma carne. Éramos una misma sintonía, con muchas notas disonantes que va contra la corriente y que arde en el alma.

Nadie puede entender lo que Dios hace y por eso no podemos entender de nuestra dependencia. Dependencia y terquedad manifestada en unos monstruos.

No le voy a negar don Pollo que tengo miedo. Miedo a no poder sola, de esos miedos que sólo Usted sabía, de los que le platicaba.

Le doy gracias por mis hijos, por retarme a ser fuerte y por enseñarme (a fuerzas) a tener paciencia porque con usted o tenía paciencia o tenía paciencia.

Adiós al gran Lukas 504

¡Hoy sí toca alero! Aunque no quiera compa. Toca una más y esta vez, no estará para levantarme, así que no me puedo caer. Y lo malo es que tengo una botella de tequila que sólo con Usted podríamos echarla encerrados en el cuarto, un doble usted, un doble yo…

Que Susana era su segunda madre? Ahí se la encomiendo porque de la suya yo me encargo. Nos tocó intercambiar. Sus hijos serán grandes hombres de eso me encargo yo!

Adiós mi mejor amigo, el mejor periodista de nuestra generación, mi gran Lukas 504, el amor de mi vida. Siempre será un gran tipazo.

Ahora ayúdeme con las tareas desde el cielo y le recuerdo que iba a reparar el TV de la sala. Mi coso por siempre. Dios no se ha equivocado en nuestra historia ni en las de nuestros hijos. ¡Hasta siempre!».

Se debe precisar que el sepelio del periodista, Wilson Herrera, se llevó a cabo en el cementerio Santa Cruz Memorial en horas de la tarde.