Twitter prohíbe todos los anuncios políticos de pago en su plataforma

311
Jack Dorsey, CEO de Twitter, anunció la nueva medida, que empezará a implementarse a partir del próximo 22 de noviembre.

La red social Twitter anunció este miércoles que dejará de permitir anuncios políticos pagados en su plataforma. Esta disposición incluye tanto campañas electorales de candidatos como aquellas referentes a cuestiones controvertidas políticamente.

En un hilo de mensajes en la red social, el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey,  anunció la nueva medida. Esta empezará a implementarse a partir del próximo 22 de noviembre, un año antes de que se celebren elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Mensajes políticos deben ganarse

«Hemos tomado la decisión de parar todos los anuncios políticos en Twitter a nivel global. Creemos que los mensajes políticos deben ganarse, no ser comprados», apuntó Dorsey.

A continuación detalló las razones que han llevado a la empresa a obrar de este modo. Tambien dirigió una crítica velada a su competidor Facebook.

La prohibición afecta únicamente a contenidos de pago, es decir, a los espacios publicitarios que campañas políticas o particulares podían comprar hasta ahora para promocionar sus mensajes, pero en ningún caso limita lo que los usuarios pueden decir en la plataforma.

«Riesgos significativos»

Dorsey aseguró que, «aunque la publicidad en internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales», ese mismo poder conlleva «riesgos significativos» al campo de la política, ya que puede ser usado para «influenciar a votantes y afectar las vidas de millones» de personas.

A su juicio, las campañas deberían lograr notoriedad en la red social mediante retuits y nuevos seguidores. Implicaría que sus mensajes logran tracción entre los usuarios, pero no pagando dinero para llegar a más gente.

La decisión de Twitter supone un cambio radical respecto a su comportamiento en la pasada campaña electoral de EE.UU. En 2016, cuando animaba precisamente a las candidaturas a comprar espacio en la plataforma. Esta apertura la usaron piratas informáticos rusos para influir en el resultado electoral, lo que le valió fuertes críticas.

El anuncio de este miércoles se produjo en un momento en que su gran rival en las redes sociales, Facebook, está envuelta en una nueva polémica por su decisión de permitir anuncios políticos con contenidos demostrablemente falsos.

Controversia con Facebook

La última controversia en torno a la compañía que dirige Mark Zuckerberg surgió a principios de octubre. En esa fecha el aspirante presidencial demócrata y exvicepresidente de EE.UU. Joe Biden pidió a Facebook que retirase un anuncio contrario a él con contenidos que consideró falsos y que fue pagado por la campaña para la reelección del presidente Donald Trump.

La respuesta de Facebook, hecha pública en una carta, estableció que por respeto a la libertad de expresión, la de prensa y al proceso democrático, la compañía no iba a contrastar con verificadores profesionales las palabras o anuncios de los políticos en la red social.

En su hilo de este miércoles en Twitter, Dorsey también hizo una referencia velada a la polémica. Indicóque no sería creíble por su parte decir: «Estamos trabajando duro para que la gente no disemine información falsa, pero si alguien nos paga para que forcemos a la gente a ver su anuncio político… bueno, entonces pueden decir lo que quieran».