Turistas frustran ataque en tren en Francia

233

FRANCIA- Redujeron al agresor y evitaron una masacre. Tres de los cuatro héroes del tren de París han relatado los momentos de angustia que vivieron antes de detener al hombre, que fuertemente armado, pretendía realizar ayer una masacre en los vagones del tren Thalys Amsterdam-París.

Anthony Sadler, estudiante estadounidense de 23 años, viajaba con sus dos amigos Alex Skarlatos y Spencer Stone, militares estadounidenses, que se encontraban de vacaciones por Europa. El cuarto hombre es Chris Norman, un británico de 62 años, que vive en el sur de Francia y que también se encontraba en el vagón.

«Oímos un disparo y un estallido de cristales. Después, llegó un empleado del tren corriendo por el pasillo, perseguido por un hombre armado. Le dije a Spencer: ‘Ve'», ha relatado a ‘Le Parisien’ Skarlatos, miembro de la Guardia Nacional de Oregón y recién llegado de una misión en Afganistán.

Spencer Stone saltó entonces sobre el agresor, le hizo una llave para inmovilizarle y le mantuvo apretado contra él. El joven americano se cayó entonces para atrás, intentando sujetar al tirador, que le atacó con un cutter y le causó varios cortes.

«Resultó herido en la nuca y en la mano», ha asegurado Sadler. Fue en ese momento cuando intervino Norman, el británico de más edad, que es profesor de rugby: «Estaba a diez metros. Era normal que fuese a ayudarle». Norman sujetó el brazo del presunto terrorista y, en ese momento, Skarlatos le cogió el fusil kalashnikov y vació las balas.

Sadler comenzó a golpear al tirador. «No sé ni dónde pegaba», ha afirmado. «Le golpeamos en la cabeza hasta que quedó inconsciente», ha añadido Skarlatos a los medios franceses. Finalmente, entre los cuatro hombres logran amarrarlo. «Un empleado del tren nos trajo la corbata del uniforme y le atamos las muñecas. Luego, juntamos sus tobillos a las muñecas».

Tres de los héroes lograron sobrevivir para poder contarlo. El cuarto, Spencer Stone, que forma parte del Ejército estadounidense, se encuentra hospitalizado a causa del forcejeo con el agresor.