Honduras es tierra de paisajes que enamoran, una cultura única y la calidez de su gente en cualquier rincón del país que te hace sentir como en tu hogar.

En pocas palabras, un paraíso. Y estos, son solo algunos de los tantos motivos por la que una gran cantidad de extranjeros deciden visitar suelo catracho.

LEA TAMBIÉN: Entre flash y radiografías destaca fotógrafo hondureño

Este es el caso de una pareja de argentinos se encuentra en el país como parte de la travesía que iniciaron hace casi dos años en Buenos Aires y que pretenden terminar en Alaska en junio de 2018.

Tras terminar sus estudios universitarios, Ariel Mancuso y Solé Oviedo, ambos de 29 años, salieron de su país en mayo de 2015 con el sueño de conocer nuevas culturas permaneciendo algunos días en cada nación por donde pasan.

A este par de jóvenes, que viajan en un vehículo tipo van que ha funcionado como su casa en los últimos meses, no les gustan que los llamen turistas, pues uno de sus objetivos es insertarse en la sociedad de cada país que atraviesan y, si las leyes locales se lo permiten, trabajar para obtener recursos para su travesía.

Uno de los países donde tuvieron la oportunidad de trabajar es Costa Rica, y luego pasaron por Nicaragua donde no se vieron en la necesidad de hacerlo porque la comida es mucho más barata y las personas son muy hospitalarias.

Actualmente se encuentran en Honduras y han quedado maravillados con la belleza del país y la calidez de su gente.

Han recorrido El Paraíso, Danlí, Comayagua, El Lago de Yojoa, Santa Rosa de Copán y Gracias, Lempira.

En cada parada que hacen, su hogar es la colorida van en la que viajan, por lo que siempre buscan parquearse en sitios donde hay baños públicos y comercios cerca.

El plan original era completar el viaje en dos años, pero han tenido algunos contratiempos y calculan que llegarán a Alaska en junio de 2018.