27.6 C
San Pedro Sula
jueves, enero 27, 2022

Honduras: Unos 40 reos serían afectados por brote de tuberculosis

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La directora del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Rosa Gudiel, confirmó este viernes que sí hay casos de tuberculosis pulmonar en varios centros penales del país.

En ese sentido, la directora del INP aseguró que dicho brote no es una epidemia como se ha rumorado. Según la funcionaria, esta enfermedad ha estado controlada por expertos en salud en los centros penales de Támara, Francisco Morazán. Asimismo, en la cárcel de máxima seguridad “El Pozo”, en Ilama, Santa Bárbara. De acuerdo con la funcionaria, en ambos reclusorios habría unos 40 privados de libertad sufriendo esta enfermedad.

Cabe mencionar que esta problemática que afecta a los prisioneros ha sido denunciada por sus familiares desde hace ya unas tres semanas atrás. Sin embargo, según Gudiel, hasta ayer hicieron las respectivas visitas a los centros penales.

“Todos han estado en tratamiento y control bajo la secretaría de Salud y con los médicos del INP. También, ya se hicieron todos los cercos epidemiológicos respectivos. Además, todos estos pacientes que tienen tuberculosis están separados de la demás población penitenciaria”, aseguró la directora del INP.

Finalmente, aseveró que los reos que padecen de este brote de tuberculosis después de concluir con el tratamiento, en dos semanas estarían recuperados en su totalidad luego de seguir con el tratamiento

“Seguimos trabajando con los pacientes que ya a las dos semanas están recuperados de su tratamiento. Lo único que se les está dando es vigilancia y control”, puntualizó Gudiel.

Lea también:  Honduras: Cierran negocios que operaban dentro de centros penales

 

¿Qué es la tuberculosis y cómo se trata?

Si el paciente con tuberculosis no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos mueren.

La tuberculosis según la Organización Mundial de la Salud, es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis. Una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Es curable y prevenible.

La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.

Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente; es decir, esas personas están infectadas por el bacilo pero (aún) no han enfermado ni pueden transmitir la infección.

Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de la vida un riesgo de enfermar de tuberculosis de un 10 por ciento. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunitario está dañad, como ocurre en casos de infección por el VIH, malnutrición o diabetes o en quienes consumen tabaco.

Cuando la forma activa de la enfermedad se presenta, los síntomas (tos, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, etcétera) pueden ser leves durante muchos meses.

Como resultado de ello, en ocasiones los pacientes tardan en buscar atención médica y transmiten la bacteria a otras personas. A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho.

Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos tuberculosos mueren. Desde el año 2000, se han salvado más de 49 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivos.

La forma activa de la enfermedad que es sensible a los antibióticos se trata administrando durante seis meses una combinación estándar de cuatro medicamentos antimicrobianos.

Esto, junto con la facilitación de información, supervisión y apoyo al paciente por un trabajador sanitario o un voluntario capacitado. La gran mayoría de los enfermos tuberculosos pueden curarse a condición de que los medicamentos se suministren y se tomen correctamente.

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Hoy en Cronómetro