Tu mejor amiga es la culpable de tu sobrepeso, revela estudio

164
mejor amiga sobrepeso
La investigación publicada en la revista New England Journal of Medicine, cita que la obesidad responde a un patrón de contagio social.

DE MUJERES. Basta de llevar la culpabilidad a tus espaldas. Ahora tu mejor amiga se lleva el crédito de ser la responsable de tu sobrepeso, al menos así lo revela un estudio publicado por la revista New England Journal of Medicine.

La investigación muestra que la obesidad responde a un patrón de contagio social. Esta idea la postularon dos investigadores: Nicholas A. Christakis y James H. Fowler, quienes analizan la tendencia a repetir conductas entre redes sociales.

Su caso de estudio fueron 12 mil adultos y sus relaciones sociales. Para esto, crearon un mapa con puntos y líneas representando las conexiones sociales de las personas. Fue entonces cuando evidenciaron gráficamente que, cuando un punto se hacía más grande, es decir que engordaba, los puntos a su alrededor también lo hacían.

Lea también: ¿Cómo identificar a las amigas envidiosas?

El riesgo

La gráfica determinó los porcentajes de probabilidades de contagio. Así, el riesgo de que tú sufras de obesidad aumentará en un 57% si tu amiga comienza a ganar peso, en un 40% si se trata de tu hermana y en un 37% si quien engorda es tu pareja.

Tres grados de separación

Ya hemos entendido que la obesidad se puede contagiar dramáticamente, pero ¿de quién te debes cuidar? Difícilmente te contagiarás de obesidad por cruzarte en la calle con una persona subida de peso.

Según los investigadores, esta epidemia llega a repercutir hasta tres grados de separación. Es decir, si el amigo del amigo del amigo de tu amigo engorda, no llegará a afectarte debido a que la separación social es mucho más amplia.

No importa la distancia, puede haber contagio

Para los autores de esta investigación, tiene más relevancia la distancia social que la distancia geográfica real. Demostraron que, si los vínculos sociales son fuertes, aunque la persona se encuentre a kilómetros de distancia de otra persona con obesidad, esta tiene el mismo porcentaje de riesgo que si viviera cerca.

Normalización

El estudio explica su hallazgo a partir de la normalización de lo que es adecuado como masa corporal, es decir, algunas personas pueden pensar que está bien ser gordo si quienes las rodean también son gordos. «Tú te formas una idea de lo que es un cuerpo aceptable según lo que hay a tu alrededor», explica Christakis.

No es la única razón

Por supuesto, la masa corporal no se gana únicamente por ver cómo otra persona engorda. Se debe a hábitos de consumo y falta de ejercicio; circunstancias médicas, genéticas y ambientales, e incluso a políticas alimenticias. Este estudio es solo un indicio de la razón social por la cual dejamos de prestar atención a nuestro cuerpo y a sus necesidades.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre #COVID19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn