Trump no consigue votos necesarios para aprobar la ley de salud

250
Congresistas de Estados Unidos

Estados Unidos.- El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, retiró este viernes su proyecto de ley de derogación de Obamacare, con el cual buscaba aprobar la ley de salud pretendida por Donald Trump.

Esto, a raíz de que el presidente  Trump amenazara con abandonar la reforma de salud si no obtenía los votos para aprobarla.

Trump, manifestó que «Obamacare lamentablemente explotará, será un mal año».

Además, señaló que espera trabajar un proyecto bipartidario y que con un respaldo demócrata habría un proyecto mejor.

En ese sentido, dijo no sentirse traicionado por la bancada de la Libertad, un grupo de republicanos conservadores, pero sí «decepcionado».

Ryan fue a la Casa Blanca al Capitolio a decirle a Trump que no tenía los votos para pasar el proyecto de ley.  La culminación de siete años de esfuerzos republicanos para erradicar el orgulloso logro nacional del presidente Barack Obama.

Mientras presentaba el total de votos en su reunión con Trump, recomendó explícitamente al presidente que retirara el proyecto.

Trump hizo la llamada  mientras el resto del liderazgo de la Cámara se reunía en la oficina de Ryan.

La decisión de retrasar la votación marca una aguda vergüenza para Trump.  Él había hecho una medida arriesgada al presentar a los conservadores de la Cámara de Representantes un ultimátum el jueves por la noche y poner su propia credibilidad en juego.

Lea También: Convocan marcha masiva en Los Ángeles contra políticas de Trump

 Cuantos votos ocupaba Trump para aprobar la ley de salud

 Se necesitaban 216 votos para aprobar el proyecto. Más de 20 republicanos, muchos conservadores, se oponen con fuerza al proyecto de ley presentado por Trump y Ryan. Los republicanos son mayoría en el Congreso.

Así las cosas, Obamacare seguirá en vigencia. No hay plan B de los republicanos tras este fracaso.

En rueda de prensa, Ryan comentó que «tendremos Obamacare por el futuro cercano, pero es una ley que empeorará».

Tanto Ryan como Trump dijeron que en la agenda del gobierno sigue la reforma fiscal.