Trump conquista la candidatura oficial  del Partido Republicano

“Aquí estoy viendo a Hillary pelear, sin poder cerrar el trato”, dijo, en directa referencia a su más probable oponente del partido contrario. Hillary Clinton,

534

EEUU.- En lo que continúa siendo una carrera por la presidencia absolutamente sorprendente, Donald Trump acaba de firmar su más reciente logro: adjudicarse  más de la cantidad requerida de delegados para ganar la candidatura oficial  del Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Esto, en sí, no fue una sorpresa, puesto que ya había vencido a cualquier contendiente importante dentro del partido Republicano, tales como Jeb Bush (hermano del expresidente electo George Bush) y Ted Cruz.

Trump ya es el candidato oficial  del Partido Republicano de EEUU.
Trump ya es el candidato oficial  del Partido Republicano de EEUU.

Lo verdaderamente sorprendente en este ascenso meteórico de Donald Trump en la batalla por la candidatura, ha sido el corto plazo de tiempo dentro del cual lo ha logrado. Trump, magnate de los negocios de bienes raíces, no contaba con ninguna experiencia ni cargo político previo a su lanzamiento por la presidencia.

Trump: Estoy esperando

En contraste, en el partido Demócrata aún no está claro quién saldrá victorioso. Trump, de personalidad muy colorida y que nunca se mide en sus declaraciones, no tardó en hacer un comentario socarrón al respecto. “Aquí estoy viendo a Hillary pelear, sin poder cerrar el trato”, dijo, en directa referencia a su más probable oponente del partido contrario. Hillary Clinton, esposa del ex presidente Bill Clinton, aún sigue batallando contra Bernie Sanders por la cantidad necesaria de delegados dentro de su partido, la cual asciende a un total de 1,237 votos.

La victoria para Trump vino luego de acaparar los votos de varios delegados indecisos en el estado de Washington el pasado martes. La candidatura de Trump ha estado inmersa en controversia y polémica desde que arrancó el mes de Junio del año pasado, cuando hizo comentarios considerados como racistas en contra de los inmigrantes mexicanos que residen de manera ilegal dentro de Estados Unidos.

Si bien al principio la candidatura de Donald Trump fue tomada como un chiste o poco más que una treta publicitaria de su parte (Trump ha sido anfitrión de varios programas de TV), a estas alturas el chiste sería no tomarlo en serio. El que ya se haya hecho con el mínimo de delegados requeridos dentro de su partido, faltando las a menudo cruciales primarias de California y otros cuatro estados en el mes de Junio; y mientras en el partido de al lado se observa una indecisión desesperante a este punto entre candidatos opuestos, es un claro indicio de que, con todo y todo, Donald Trump es ahora el candidato más fuerte y popular en cara a las próximas elecciones para presidente de Estados Unidos.