29.5 C
San Pedro Sula
domingo, diciembre 4, 2022

Tres postres que puedes preparar para una Navidad sin remordimientos

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La comida es la gran protagonista de las fiestas navideñas, pero la estrella de la noche trae preocupación para quienes intentan cuidar su salud.

¿Es posible preparar platos dulces saludables? La respuesta es sí. Esto se puede lograr reemplazando los azúcares y harinas refinadas por opciones con más vitaminas, minerales, proteínas y fibra.

Diario Tiempo Digital te deja las cinco recetas dulces más sanas que puedes incluir en tu menú de Navidad y Año Nuevo.

Bizcocho de avena, canela y manzana

Sin harinas en su interior y colmado de proteínas de buena calidad, este bizcocho fitness es ideal para quienes están entrenando duro y no desean descuidar su dieta en estas fechas.

Ingredientes:
  • Clara de huevo
  • 1 huevo
  • 250g de avena
  • 2 cucharadas de canela molida
  • Edulcorante al gusto
  • 2 manzana pelada y laminada
  • 1 yogur natural 0 %
  • 1 levadura química sobre

Empezamos pelando las manzanas, descorazonándolas y laminándolas. Para que las rodajas no se pongan negras lo mejor es rociarlas con un poco de zumo de limón. No te preocupes por el sabor que deje el limón en las manzanas, les dará un toque delicioso.

Después, ponemos en el vaso de la batidora las claras, el huevo, la avena, la canela, el edulcorante, el yogur y el sobre de levadura; lo batimos todo hasta obtener una mezcla homogénea, que quedará con una textura bastante liquida.

Engrasamos un molde para horno, cuadrado o rectangular, con un poco de aceite, que puede ser de oliva, girasol o de coco, para que la masa no se pegue. Vertemos la mezcla en el molde y repartimos por encima las manzanas troceadas.

Cocemos a horno precalentado a 180ºC unos 45 minutos aproximadamente o hasta que pinchando con un palillo, este salga limpio. Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar antes de cortar. Puedes usar otras frutas si te apetecen.

Bolitas de chocolate con albaricoque y naranja

Aunque incluyen miel en pequeñas cantidades, son un dulce muy sano, colmado de vitaminas y minerales. Incluso podemos reemplazar la miel por endulzante si queremos menos calorías y cero azúcar en su interior.

Ingredientes:
  • 50g avena
  • 25g mantequilla de anacardos
  • Miel 1 o 2 cucharadas
  • 2 cucharadas cacao en polvo sin azúcar
  • 3 orejones picados menudos
  • 1 ralladura de naranja
  • Sal una pizco
  • Semillas de sésamo tostadas para rebozar las bolitas

Ponemos la avena en un procesador de alimentos y trituramos hasta obtener una harina gruesa. En un bol mezclamos la mantequilla de anacardos con la miel. Añadimos el cacao en polvo y mezclamos bien.

Añadimos la avena, los albaricoques picados, la ralladura de naranja y la sal y trabajamos con las manos hasta que esté todo unido. Guardamos la mezcla diez minutos en la nevera. Formamos bolas y las rebozamos en sésamo.

Panacotta al cacao

Usando estevia como endulzante del plato y chocolate amargo, sin azúcar, podemos lograr un postre mucho más sano y con más antioxidantes derivados del cacao.

Ingredientes:
  • 4.5g gelatina en láminas
  • 1 vainilla en vaina
  • 375g nata líquida al 35%mg
  • 1.5g estevia
  • 50ml nata líquida para la salsa de cacao
  • 50g chocolate negro de cobertura sin azúcar

Comenzaremos hidratando las hojas de gelatina en agua bien fría durante 10 minutos. Reservamos. Abrimos la vaina de vainilla y raspamos con un chuchillo los granos y los añadimos a la nata que habremos echado en un cazo. Añadimos la estevia en polvo a la nata, removemos y calentamos a fuego suave hasta que la mezcla llegue a 40ºC. Si no tenemos termómetro será como cocerla durante un minuto más o menos a fuego lento.

Retiramos del fuego y echamos las hojas de gelatina escurridas, removemos para que se disuelvan con el calor. Rellenamos la mitad de unos cuencos donde vayamos a servir la pannacotta y metemos en la nevera durante 30 minutos reservando el resto a temperatura ambiente para que no gelifique.

Para la salsa, ponemos en un bol el chocolate y echamos la nata. Calentamos durante 15 segundos en el microondas, removemos y volvemos a calentar de nuevo hasta que removiendo con una espátula veamos que los dos ingredientes se integran y queda una mezcla fluida y brillante.

Añadimos una cucharaditas encima de la pannacotta gelificada y volvemos a la nevera durante 10 minutos para que se enfríe la salsa. Cuando pase el tiempo rellenamos los cuencos con el resto de pannacotta y dejamos que cuaje en la nevera durante 30 minutos como mínimo. Adornamos con unas gotas de salsa antes de servir.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido