EEUU y China ponen en «pausa» la «guerra comercial» y Huawei sale ganando

149
EEUU y China
Donald Trump se comprometió, "al menos por el momento", a no introducir nuevos aranceles a las exportaciones chinas.

REDACCIÓN. El presidente de EE.UU., Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, acordaron en reanudar las negociaciones económicas y comerciales entre ambos países sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo, así como posponer la imposición de nuevos aranceles, según lo expresaron tras reunirse en el marco de la segunda jornada de la cumbre del G20 de Osaka (Japón), informó Xinhua.

Según la agencia china, el mandatario de la Casa Blanca se comprometió, «al menos por el momento», a no introducir nuevos aranceles a las exportaciones chinas. Asimismo, adelantó que los equipos de negociación de ambas potencias debatirán temas específicos.

En el arranque de la reunión, el mandatario chino dijo a su homólogo estadounidense que, pese a los grandes cambios ocurridos en el panorama internacional y entre sus dos países a lo largo de los últimos 40 años, «un hecho básico permanece sin cambios. China y EE.UU. se benefician de la cooperación y pierden en la confrontación». En este sentido, hizo hincapié en que «la cooperación y el diálogo son mejores que la fricción y la confrontación».

Lea también: G20: en busca de inversiones, México presenta Plan para el desarrollo de CA

La «diplomacia del ping-pong»

Xi evocó ante Trump la así llamada «diplomacia del ping-pong» de 1971 en la ciudad japonesa de Nagoya. Donde tuvo lugar el intercambio de encuentros internacionales entre China y EE.UU. durante el 31.º Campeonato Mundial de Tenis de Mesa. El presidente chino recordó que ocho años después, en 1979, Washington y Pekín establecieron relaciones diplomáticas.

Por otro lado, valoró el contacto telefónico y por correo mantenido con Trump en los últimos meses. Igualmente dijo estar preparado para intercambiar puntos de vista con su contraparte estadounidense sobre cuestiones fundamentales relacionadas con el desarrollo de ambos países a fin de «establecer una dirección […] en un periodo venidero y hacer avanzar la relación China-EE.UU. Basada en la coordinación, la cooperación y la estabilidad».

Durante los 80 minutos que duró el encuentro, ambos líderes destacaron la importancia que supone mejorar las relaciones. En particular, Trump elogió «la excelente relación» personal que mantiene con su homólogo chino. También aseguró que pueden hacer algo «verdaderamente monumental», subrayando el carácter «histórico» que tendría un «acuerdo de comercio justo» entre EE.UU. y China.

Corea del Norte y Taiwán

De igual manera hablaron de Corea del Norte y de Taiwán. Xi dijo que apoya los esfuerzos de Trump y del líder norcoreano, Kim Jong-un, por mantener abiertas las vías de comunicación entre Washington y Pionyang.

Sobre Taiwán, el mandatario estadounidense dijo que se tomaba muy en serio las preocupaciones de Pekín sobre la isla y que EE.UU. se adheriría a la política de «una sola China».

Tras el encuentro, que duró diez minutos menos de lo previsto, Trump dijo que la reunión no solo fue «buena», sino «mejor de lo esperado». «Hemos vuelto al camino», expresó. Por su parte, Pekín confirmó que EE.UU. aceptó no imponer arancel adicional alguno a sus productos.

Huawei

«China es sincera en continuar las negociaciones con EE.UU. para manejar las diferencias […] y abordar las preocupaciones legítimas de cada uno», dijo Xi, añadiendo que Pekín «tiene que salvaguardar sus propios intereses» en cuanto a su soberanía. El mandatario del país asiático también trasladó a su homólogo el deseo de que Washington trate de manera justa a las compañías y estudiantes chinos.

Por su parte, Trump anunció que permitirá la venta de componentes estadounidenses a Huawei Technologies, compañía china que el pasado mes de mayo fue incluida por el Departamento de Comercio estadounidense en su ‘lista negra’ comercial junto con 70 de sus empresas filiales. Hecho que impidió a la firma comprar piezas y componentes a compañías de EE.UU. sin la aprobación de Washington.

De este modo, las relaciones bilaterales entre Washington y Pekín entran en una nueva fase de diálogo tras la última escalada de tensión. Tras 11 rondas de conversaciones, representantes de ambos países volverán a sentarse a la mesa de negociacioens para tratar de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.