¿Encías que sangra, inflamadas y rojas? ¡Cuidado! puede ser gingivitis

3108
gingivitis
Se trata de un padecimiento leve y frecuente; pero que debe tratarse de forma rápida para evitar complicaciones, ya que puede desembocar en un mal más grave, llamado “periodontitis”.

REDACCIÓN. Muchas veces, el llevar una vida ajetreada y no comer en casa puede hacer que descuide unos buenos hábitos bucales. Si a esto se le suman algunos hábitos no saludables como el fumar, el resultado puede ser la aparición de gingivitis.

Conozca en qué consiste esta enfermedad de las encías, así como sus causas, síntomas y posible tratamiento.

¿En qué consiste?

Es una enfermedad de las encías que provoca irritación, enrojecimiento, hinchazón o inflamación, específicamente en la parte de las encías que rodea la base de los dientes.

Se trata de un padecimiento leve y frecuente; pero que debe tratarse de forma rápida para evitar complicaciones, ya que puede desembocar en un mal más grave, llamado “periodontitis”, así como en una pérdida de los dientes.

Lea también: Importancia de la zanahoria: mejor visión, control de diabetes y prevención del cáncer

Causas

La causa más frecuente es una mala higiene bucal, es decir, un aseo deficiente que favorece la formación de placa en los dientes, lo que causa inflamación del tejido de las encías que los rodean.

Lo que se forma consiste en una película pegajosa invisible que está compuesta mayormente por bacterias y se forma en los dientes cuando los almidones y los azúcares de la comida interactúan con los microbios que normalmente se encuentran en la boca. Es necesario que todo eso se elimine diariamente, ya que se vuelve a formar muy rápido.

1. Sarro

Si no se mantiene una buena higiene, la placa se acaba convirtiendo en sarro. ¿Cómo lo hace?  Lo que se queda en los dientes puede endurecerse debajo de la línea de la encía y transformarse en sarro, el cual acumula bacterias.

Eso dificulta la eliminación de la placa, creando una protección para las bacterias y causa irritación a lo largo de la línea de la encía. Es necesario realizar una buen aseo dental con un profesional para eliminarlo.

2. Inflamación

Si el problema continúa, las encías se acaban inflamando y causando la gingivitis. Habrá más irritación cuanto más tiempo permanezcan la placa y el sarro en los dientes.

Si no se trata, a medida que pase el tiempo, las encías se irán hinchando y sangrando cada vez con más facilidad. Además, pueden aparecer caries. Finalmente y si el problema se agrava, la gingivitis puede convertirse en periodontitis y con el tiempo, llegar a causar la pérdida dental.

Síntomas

Los indicadores que incluye la gingivitis son:

  • Encías inflamadas, hinchadas, rojas o sensibles
  • Encías de color rojo oscuro o violáceo
  • Encías que retroceden o se desprenden del diente
  • Sangrado fácilmente al momento de cepillarse los dientes o usar hilo dental
  • Mal aliento permanente o mal gusto en la boca
  • Dientes flojos
  • Encías retraídas
  • Sensibilidad
  • Pus visible alrededor de los dientes y las encías
  • Cabe resaltar que esta enfermedad en ocasiones puede ser indolora. Por eso es importante fijarse en estos signos y síntomas.

Las encías sanas, en cambio, son firmes, de color rosa pálido, y están bien sujetas alrededor de la dentadura.

Tratamientos

El tratamiento más importante es la prevención, es decir, evitar que esta llega a aparecer.

1. Prevención

Un hábito que puede ayudar a prevenir o revertir la gingivitis es una buena higiene bucal, que incluye cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental diariamente y realizarse controles dentales periódicos.

Existen tres hábitos saludables que ayudarán a prevenirla.

1.1. Buena higiene bucal

Aparte de cepillarse los dientes preferiblemente tres veces al día, la duración del cepillado debe ser de mínimo dos minutos. Usar hilo dental también puede ayudar, al menos una vez al día. Si el hilo se usa antes del cepillado, permitirá eliminar las partículas sueltas de alimentos y las bacterias.

1. 2. Consultas dentales periódicas

Es recomendable visitar el dentista o higienista dental periódicamente, para hacerse una limpieza. Generalmente debería visitarse cada 6 o 12 meses.

Si además se tienen factores de riesgo que aumenten la posibilidad de contraer gingivitis, es posible que se necesite un aseo profesional con más frecuencia. Algunos de los factores de riesgo son: el tener la boca seca, el consumo de determinados medicamentos y el tabaquismo.

Otra buena medida preventiva puede ser realizarse una radiografía dental una vez al año, que permita identificar enfermedades que no se detectan con un examen visual de los dientes.

1. 3. Buenas prácticas de salud

Algunas prácticas saludables como una alimentación sana ayudan a mantener una buena salud bucal. Por otro lado, en caso de tener diabetes, controlar el nivel de azúcar en sangre también será importante para mantener encías saludables.

Tratamiento

Si la gingivitis llega a desarrollarse, la misión de odontólogo será reducir la inflamación de las encías. Para ello, llevará a cabo una limpieza bucodental profesional para eliminar el sarro. Esta limpieza incluirá:

  • Ultrasonidos
  • Pasta de profilaxis para aumentar los niveles de flúor, mejorar el aseo y eliminar manchas.
  • Tiras interproximales para mejorar la higiene en los espacios interdentales.

Además, el tratamiento se podrá complementar con enjuagues bucales antibacterianos y colutorios con clorhexidina durante una semana. En caso de necesidad, también se podrán reparar los dientes desalineados o reemplazar los aparatos dentales en sesiones posteriores, con el objetivo de evitar la predisposición a padecer gingivitis.