SAN PEDRO SULA. Al menos 206 reclusos del Centro Penal fueron trasladados la mañana de hoy lunes a otras prisiones del país, aunque trascendió que serían enviados a Támara y a Tela.

El fuerte operativo dentro de las instalaciones comenzó a eso de las 5 de la mañana, a través de la Operación «Arpía VI», donde se desplazaron camiones llenos de militares para el traslado de los internos, asimismo, participó la Policía Nacional para controlar la parte de los anillos de seguridad en las afueras del Penal sampedrano y a fin de evitar cualquier incidente.

Según se supo, unos 50 reclusos serán llevados a la cárcel de Tela, mientras que el resto serán enviados a Támara por su alto nivel de peligrosidad. Asimismo, se dijo que de Támara removerán posteriormente a unos 49 privados de libertad a cárceles de máxima seguridad.

Con este traslado, quedan en el Penal de San Pedro Sula, unos 1,400 reos, en tanto, los llevados la mañana de este lunes, no pertenecen a maras ni pandillas, pues son son de poco peligrosidad, destacó un oficial de la Policía.

Le también: Ejecutan registro y traslado de siete reos del Penal de SPS

traslado de reos en San Pedro Sula
Con el operativo se espera ya ir clausurando funcionamiento del Centro Penal de San Pedro Sula
Más de 200 reos trasladados este día desde el Penal sampedrano.

ANTECEDENTE

En mayo pasado, el gobierno de Honduras decidió trasladar a más de 600 pandilleros a la cárcel de máxima seguridad “La Tolva”, también denominada “El Pozo II”.

La moderna prisión está ubicada en el municipio de Morocelí, departamento de El Paraíso, en la zona oriente de Honduras. Los privados de libertad hasta permanecían recluidos en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto. Ésta, situada en la aldea de Támara, al norte de Tegucigalpa.

La medida de seguridad se realizó cinco días después de la fuga de 18 privados de libertad, todos miembros de la mara 18.

El traslado se realizó en el marco de la operación “Arpía III”. Esto, en medio de un amplio dispositivo de seguridad policial y militar, para evitar amotinamientos y emboscadas.

La acción fue coordinada por la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA), ente que intervino ese centro penal. Los miembros de seguridad confirmaron que fueron 18 los pandilleros fugados, no 22 como había informado el Instituto Nacional Penitenciario.

Familiares de los reclusos se apostaron en las afueras del reclusorio. Lo anterior, para implorar a las autoridades ver a sus parientes por última vez.