SINAGER advierte: “Transmisión de COVID-19 se está volviendo más rápida”

410
SINAGER
Imagen de referencia | El aumento de casos ha sido evidente en las principales ciudades del país.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Mario Mejía, jefe de epidemiología del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), advirtió ayer martes que la propagación del COVID-19 en el país se está volviendo más rápida en comparación con los inicios de la pandemia.

“Hoy estamos observando la movilidad sin restricciones y sin guardar las medidas de bioseguridad y la transmisión de COVID-19 se está volviendo más rápida en comparación con el inicio de la pandemia”, recalcó.

«A los contagios también se suman otros problemas, como el proceso de desinfección del Laboratorio Nacional de Virología, que generó una mora cercana a las ocho mil pruebas”, continúo diciendo.

Además, advirtió que en cualquier momento puede llegar al país la nueva cepa del coronavirus, por lo que los ciudadanos deben estar alerta.

“Solo le pido a la población que se cuide, que cumpla con las medidas de bioseguridad, que use la mascarilla, de lo contrario, en Honduras se volverá a restringir la circulación. En un país con tanta necesidad, no se puede estar con esta medida que le hace daño a la economía”, recalcó Mejía.

Asimismo, el jefe de Epidemiología reiteró que la población no debe bajar la guardia, pues la vacuna contra el COVID-19 estará disponible hasta el segundo semestre del 2021. “El virus llegó al país para quedarse, este virus no se va ir mañana, ni con la vacuna, seguirá entre la población”, indicó.

Lea también: Esposos luchaban contra el COVID-19; el murió, y luego, ella también

Muertes por COVID-19

Asimismo, SINAGER detalló que desde el inicio de la pandemia ya se suman cerca de 500 personas fallecieron por sospecha de coronavirus en sus hogares.

Roxana Díaz, jefa de unidad de Sinager, indicó que algunas de esas muertes son por causas naturales, pero es SINAGER es siempre el encargado de hacer el respectivo levantamiento cadavérico.

“Son tres médicos especialistas que hacen seguimiento especial, por lo que todos esos decesos se mantienen bajo sospecha, hasta que la prueba de COVID confirme la positividad o negatividad”, explicó

Roxana Díaz señaló que “138 de los cuerpos que se levantaron en el departamento de Copán, 168 en Olancho y 179 en Francisco Morazán«.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.