LA ENTREVISTA: Tony Munguía: «Por los riesgos de la carrera mi familia se oponía a que estudiara Periodismo»

372
Tony

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Es carismático, amable y dinámico. Se dedicó a vender zapatos, calcetines, limpiar bodegas entre otras cosas, para así poder lograr un sueño que desde muy niño anhelo. Después de muchas vicisitudes ahora destaca en la televisión nacional.

Se llama Tony Munguía y es periodista. Nació en Tapatoca, Choluteca, un tres de mayo de 1991. Lugar que ama y lleva siempre presente a los lugares donde se dirige. Tanto así que sus amistades más cercanas lo apodan con el nombre de su pueblo natal, a lo que Munguía se nota muy orgulloso de sus raíces y costumbres.

“Desde que era pequeño, siempre escuchaba y miraba noticias, mis programas favoritos siendo niño eran: Primer Impacto, Abriendo Brecha, Hoy Mismo, TN5 y Diario Matutino de HRN. No me despegaba de la radio y del tv a blanco y negro. Y mi abuela también me ponía a leer periódicos y así me fue gustando esta noble profesión”, describió.

Lea también: LA ENTREVISTA – Ligia Ramos: “No se rindan, ustedes son el presente y futuro, en sus manos está el país”

Sacrificó todo para ser un profesional

El comunicador social fue criado por una gran mujer que le forjó con muchos valores, su nombre es Marciana Rivera, a quien el considera como su madre.

Quien en realidad es su abuela, con la cual se siente muy agradecido. Es a ella a quien le dedica todos sus logros alcanzados. Su madre biológica se llama Olga Munguía.

Su etapa escolar, la cursó en el Centro Básico Rito Oyuela, donde “Tapatoca” era uno de los niños más destacados desde temprana edad.

Tony tuvo que sacrificar todo, desde su amado lugar de nacimiento y crianza, hasta tener que separarse de su familia y amigos de infancia, y dedicarse de lleno a cumplir sus metas. Desde temprana edad tuvo que ahorrar dinero, ya que siempre ha sido una persona muy independiente.

A penas con 15 años, se mudó hacia Tegucigalpa, con el fin de superarse y alcanzar uno de sus más grandes sueños, ser un reconocido periodista. Se graduó de Bachiller en Computación, con mucho esfuerzo, Tony estudiaba y en sus horas libres se presentaba a trabajar para así lograr superarse.

Reconoce que es de familia humilde y sobre todo alegre y unida, algo que según cuenta “siempre nos ha inculcado nuestra madre mayor a quien todos la amamos”.

Cabe resaltar que Munguía no contaba con sus padres por diversas razones, por lo que su camino hacia el éxito fue aún más complicado.

Comenzó a estudiar la Licenciatura en Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), al cumplir 19 años de edad. Al mismo tiempo, trabajaba medio tiempo para lograr tener sus ahorros necesarios para compra de materiales que se le solicitaban en las aulas de clase.

“Inicié a trabajar porque mi familia se oponía (a que estudiara Periodismo), por el alto peligro que se refleja en la profesión, me vine de mi pueblo y mi sueño siempre fue ese hasta lograr cumplirlo.

«Mi trabajo era medio tiempo y no ajustaba a veces con el dinero, debido a ellos me transportaba en los buses grandes que pasaban por el bulevar Suyapa. Y casi siempre metía clases de mañana y de noche también”, describió Tony.

Debido a que el dinero no le alcanzaba, Tony tuvo que buscar otro trabajo, fue entonces cuando en el 2010, llegó a una tienda ubicada en un centro comercial de la ciudad capital, y se presentó ante el propietario de la misma para explicarle la razón por la que necesita ese trabajo de urgencia.

“Me presenté con el dueño y le dije que quería trabajar para costearme mis estudios, a lo que él de inmediato dio el visto bueno y en menos de 10 minutos me entrevistó y me contrató para que me presentara a la siguiente semana.

Ese fue uno de los días más felices de mi vida, Vendía Zapatos, tenis y calcetines, de igual forma me tocaba asear la bodega, limpiar los pisos y vidrios del negocio”, detalló Tony.

Su labor como periodista

Luego de muchos años de sacrificio, Tony logró obtener su título de educación superior. Uno de sus tantas metas por cumplir, dedicándole así su triunfo a su amada madre de crianza.